Qué hacer y qué ver en Benaoján


El municipio de Benaoján está situado al oeste de la provincia de Málaga, está integrado en la comarca de la Serranía de Ronda y forma parte del Parque Natural de la Sierra de Grazalema.

Con 32 km2 y a 564 metros de altitud sobre el nivel del mar, se extiende por la Sierra de Libar con picos como el pico de La Ventana de 1.284 metros y el pico del Palo de 1.373 metros y el valle del Guadiaro. 

La orografía de Benaoján es bastante accidentada, en la que resalta el fuerte contraste entre la caliza desnuda y el bosque de encinas que se une a media ladera. Las sierras acogen paisajes de gran belleza como El Pozuelo o la pequeña planicie próxima a la Cueva de la Pileta, además de lugares del valle del Guadiaro, como el Tajo de la Dehesa y las inmediaciones de la Estación de Benaoján.

En su término municipal existen dos núcleos de población, Benaoján, que es el núcleo principal, y Estación de Benaoján, junto al ferrocarril y el río. Limita con otros municipios dentro de la provincia de Málaga, como son Montejaque al norte, Cortes de la Frontera al suroeste, Jimera de Líbar al sur, Alpandeire al sureste y Ronda al este.

Historia de Benaoján

Los primeros hallazgos de vida humana en el término municipal de Benaoján aparecen en la Cueva de la Pileta, habitada por el hombre desde el Paleolítico y donde se han encontrado pinturas rupestres y utensilios. 

Las tierras de Benaoján fueron paso obligado, debido a su situación estratégica, para los fenicios, romanos, visigodos, árabes y cristianos. Sin embargo, el origen del nombre de Benaoján es árabe, unos lo hacen significar hijos de Oján, tribu bereber, y otros casa de panadero. Su influencia musulmana se refleja en sus estrechas y sinuosas calles, su torre vigía y sus casas blancas.

Tras la conquista cristiana de Benaoján en 1485, sus habitantes mudéjares convivieron en este territorio hasta su expulsión en 1570, tras la rebelión que llevaron a cabo. En 1571 Benaoján fue repoblado por familias cristianas de Ardales, El Saucejo, El Coronil y Morón.

El 27 de octubre de 1575, fueron nombrados los primeros pobladores de Benaoján, sesenta familias a las que se le facilitaron casas y tierras, que procedían de distintos lugares de España, como Teba, Daimiel, Cañete la Real, Osuna, Marchena, Porcuna, Antequera, Bornillo, Olvera, Villegas, Priego de Córdoba, Morón, Fregenal de la Sierra, Jerez de la Frontera, Villanueva del Fresno, Los Molares, Ardales, Berlanga, Trujillo, Fuente del Maestre, Algámitas, Zahara de la Sierra y Cabra. Alonso de Rojas el Guardi fue el único morisco que quedó como uno de los primeros pobladores y fue beneficiado con su casa y sus tierras.

La llegada del ferrocarril a finales del siglo XIX, supuso un impulso para el municipio de Benaoján a la vez que la aparición de un nuevo núcleo de población alrededor de la estación de tren, conocido hoy en día como Estación de Benaoján.

En el siglo XX, la industria de transformación de productos cárnicos, especialmente embutidos derivados del cerdo, contribuyó decisivamente al crecimiento demográfico y económico del municipio.

Sus sierras, caminos y cuevas han sido utilizados como cobijo por los bandoleros durante la ocupación napoleónica, la cual no fue muy dañina para Benaoján, y por los maquis al finalizar la Guerra Civil.

Hoy en día, Benaoján encuentra un motor importante en su economía la cría del cerdo ibérico y el tratamiento de todos sus productos derivados. También tiene importancia dentro de la agricultura el cultivo del pero rondeño y de higuerales.


Ver casas rurales relacionadas

Qué ver en Benaoján

El municipio de Benaoján destaca más por el entorno natural que presenta que por el patrimonio cultural que alberga. Sin embargo, antes de que empieces a descubrir sus cuevas y su ambiente rural, te da la oportunidad de que aprecies dos elementos pertenecientes a las civilizaciones más representativas que han pasado por estas tierras.

En primer lugar, podrás encontrar la Torre del Moro, construida por los musulmanes para controlar el importante paso del valle del Guadiaro, además servía de refugio en caso de ataque a los habitantes de la alquería próxima. Actualmente sólo queda en pie una de sus paredes.

Por otro lado, verás la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, del siglo XV. Elemento del cristianismo que consta de una única nave cubierta con armadura de madera. La capilla mayor es cuadrada y está cubierta por una bóveda gótica. La entrada se efectúa bajo un arco de medio punto flanqueado por pilastras que sostienen un frontón triangular con una pequeña hornacina. La torre del campanario tiene dos cuerpos, uno inferior de planta cuadrada y otro superior octogonal, en el que están instaladas las campanas.


Ver casas rurales relacionadas

Qué hacer en Benaoján

Dentro del término municipal de Benaoján podrás encontrar una serie de cuevas de extraordinaria belleza y de especial importancia tanto a nivel geológico, como de cara a los primeros asentamientos del municipio.

La Cueva de la Pileta marca el inicio de la historia de Benaoján, ya que en las diferentes excavaciones realizadas en su interior, han sido encontrados numerosos restos de cerámicas e importantes pinturas rupestres, la mayoría de animales, atribuidas al paleolítico superior. La cueva la conforman una serie de galerías situadas a distintos niveles y con alturas que llegan hasta los 15 metros. Destaca, por sus grandes dimensiones, la nave central, con 60 metros de recorrido, y ha sido declarada Monumento Nacional.

Por otro lado, encontrarás la Cueva del Cato, situada en el Parque Natural de la Sierra de Grazalema. La Cueva del Gato es en realidad la boca sur y de salida del sistema espeleológico Hundidero-Gato, que con más de 9.000 metros topografiados, es el más importante de Andalucía y uno de los mayores de España, y está declarado Monumento Natural.

La Cueva del Hundidero es la boca norte y de entrada, situada a unos 3 km al norte de Montejaque y a una altura de 593 metros. El sistema se desarrolla en un total de 7.818 m y un desnivel de 219 m, con un recorrido principal de 4.500 m en dirección norte-sur hasta la boca sur de la Cueva del Gato a una altura de 423 metros, justo en el río Guadiaro. La belleza y dificultad de su prospección han atraído a espeleólogos y a amantes de los deportes de aventura de todo el mundo. Se trata de una zona kárstica de roca caliza donde el agua ha generado un impresionante mundo subterráneo. El sistema recoge por la Cueva del Hundidero el agua de una amplia y relativamente llana cuenca que forma el río Gaduares. La galería es muy extensa, con cavidades o salas de grandes dimensiones, algunas de ellas ya bautizadas como la Sala de los Gours, la Plaza de Toros, la Galería de La Ciénaga, Los Toriles, la Galería del Aburrimiento y la Sala de las Dunas. Los lagos subterráneos son también muy numerosos y, a veces, de gran profundidad, además hay cascadas y formaciones geológicas originadas por el flujo de las aguas carbonatadas como estalagmitas, algunas de ellas de enormes dimensiones, así como zonas fósiles por donde el torrente ya no circula. Después de todo este recorrido se llega a la gran boca de la Cueva del Gato por la que sale el agua formando un bello lago y, tras pocos metros, se une al río Guadiaro.

Otras cuevas dentro del municipio de Benaoján son la Cueva de la Higuera y la Cueva de los Alfaques. Esta última se ubica en las últimas estribaciones nororientales de la Sierra del Palo y ella destaca su gran boca de entrada con una anchura de más de 20 metros, tras una galería de 30 metros se accede a una gran sala de cuyo techo parte una chimenea a una serie de pequeñas galerías.

Para conocer más allá de las cuevas, Benaoján te ofrece distintas rutas de senderismo por las diferentes zonas del municipio, aunque algunas de estas rutas te llevan a parar a estas cuevas. Ese es el caso de la Ruta Estación de Benaoján - Cueva del Gato que te lleva hasta la Cueva del Gato.

Dos de la rutas que pasan por el municipio de Benaoján, pertenecen a dos etapas de la Gran Senda de Málaga, la cual conecta municipios a través de senderos rurales.

  • Etapa 24, Ronda - Estación de Benaoján - Es un itinerario de 12,8 km que comienza en Ronda, bajando a la base del Puente Nuevo que se encuentra sobre el Tajo de Ronda. Buena parte del sendero discurre en paralelo al cauce del río Guadalevín-Guadiaro, donde, cerca de la Estación de Benaoján, podrás contemplar las aguas subterráneas que surgen del interior de la Cueva del Gato.
  • Etapa 25, Estación de Benaoján - Jimera de Libar - Una ruta de 9,3 km, de gran belleza que discurre entre encinas, quejigos, chopos y fresnos por un sendero paralelo a la línea férrea de Bobadilla a Algeciras y al río Guadiaro, en el que es habitual poder contemplar el descenso en kayak sobre sus aguas.

De esta última modalidad existe una ruta acuática que podrás realizar haciendo piragüismo, así como mediante otras modalidades. Una ruta que transcurre por el río Guadiaro, dentro del municipio de Benaoján y que va desde Estación de Benaoján hasta Estación de Jimera de Líbar. Una vez el río Guadiaro ha recibido las aguas del río Guadares, que sale de la Cueva del Gato, y del Nacimiento de los Cascajales, se garantiza agua suficiente para navegar durante todo el año. Podrás iniciar el recorrido en una pequeña presa conocida como Charco de la Barranca, en la Estación de Benaoján. A partir de este punto se suceden los rápidos, los obstáculos y estrechamientos del río, siempre rodeado por una vegetación de ribera exuberante, hasta llegar al Centro de Piragüismo “Vagones de Jimera”.

Otro entretenimiento que te ofrece Benaoján es la escalada, ya que cuenta con una vía ferrata de 90 metros de recorrido y 70 metros de desnivel. Es una vía corta pero exigente, sobre todo por el fuerte extraplomo que encontrarás en el primer tramo. Otro obstáculo es el puente tibetano y, una vez superado éste, no encontrarás mayores obstáculos hasta el final.

Para que puedas practicar deporte sin necesidad de salir del núcleo poblacional, Benaoján cuenta con un complejo polideportivo municipal y una piscina municipal.


Ver casas rurales relacionadas

Fiestas tradicionales y celebraciones de Benaoján

Para que puedas vivir la tradición de la Serranía de Ronda, Benaoján te da la oportunidad de disfrutar distintas celebraciones a lo largo del año.

La primera celebración que encontrarás en el calendario de Benaoján es la Feria de San Marcos, una fiesta patronal que se celebra el día 25 de abril y que se prolonga durante tres días. Fiesta que se celebra con gran devoción en el pueblo y donde la imagen de San Marcos se saca en procesión, con una gran cohetada. En ella se organizan actividades de todo tipo y se ofrecen degustaciones, al son de la música y bailes regionales.  

En verano, a finales de julio o principios de agosto tiene lugar en la Estación de Benaoján la Verbena del Tren. Esta festividad conmemora la llegada del ferrocarril al pueblo y durante tres días se organizan diversas actividades, actuaciones, bailes y se ofrece a todos los asistentes chorizos y sangría de forma gratuita. Dicha fiesta se ha hecho muy popular tanto a nivel local como a nivel comarcal. Durante su celebración cabe destacar la Fiesta del Agua que tiene lugar el domingo como colofón final. 

Ya en otoño, se celebra el día 7 de Octubre la Feria de Nuestra Señora del Rosario, patrona de Benaoján. Se organizan pasacalles y actuaciones en la plaza del pueblo, además de la tradicional verbena con música y bailes que amenizan la fiesta.

Por último, en el mes de diciembre tiene lugar la Feria de la Chacina, la cual pretende poner en valor el tradicional sector industrial de transformación de productos cárnicos que existe en Benaoján desde hace más de cien años y que suministra los mercados a nivel nacional e internacional. En ella se montan distintos stands donde se exponen y se degustan productos artesanales de la Serranía de Ronda, no solamente de chacinas y embutidos, sino también mieles, dulces, panes, conservas y postres.


Ver casas rurales relacionadas

Gastronomía de Benaoján

Como ya has podido comprobar, en Benaoján destacan sobre todo sus embutidos famosos resultado de la buena crianza de ganado porcino en unas condiciones naturales inmejorables.

Esto es algo que tiene una tradición de más de cien años, en la que se lleva a cabo la elaboración de embutidos del cerdo como el lomo en manteca o los chorizos al vino, de gran calidad a causa de la crianza de los ganados porcinos entre encinas.

Otras especialidades de la cocina de Benaoján son el gazpacho caliente y el sabroso conejo al ajillo.


Ver casas rurales relacionadas

Chimenea Mascotas
Chimenea Piscina
Chimenea Piscina
Chimenea MascotasPiscina

Ruralsierrasol.es todos los derechos reservados, Rural Sierra y Sol Camino de la Estación, 6 / Tel. 952 071 216 / Fax 952 274 331 / 29710 - Periana (Málaga). CIF B-92753649 CIAN:293046-2