Frigiliana te sorprenderá, en el corazón de la Axarquía

Frigiliana es el pueblo más bonito de Andalucía. Uno de esos pueblos blancos con encanto, situado a sólo 6 km de Nerja y a poco más de 50 km de Málaga. Una localidad que ha sabido mantener ese sabor de antaño que tanto nos gusta a pesar del paso de los siglos. Y es que Frigiliana presenta todavía hoy su estructura morisca original. Un laberinto de calles, pasadizos y adarves que conforman este peculiar entramado urbano de casas blancas siempre adornadas con gitanillas, geranios, buganvillas y jazmines. No en vano, recibió el I Premio Nacional de embellecimiento en 1982 y su casco histórico fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 2014, uno de los mejor conservados de toda la provincia. Y para poder conocerlo solamente tienes que reservar en alguna de las muchas casas rurales en Málaga. El destino perfecto para desconectar unos días del bullicio urbano.
Frigiliana se encuentra dividida en dos partes, la parte baja, donde se encuentran los edificios más modernos, y el barrio morisco que se encuentra en la parte alta. Pasear por el barrio morisco es uno de los mayores placeres de la visita a esta ciudad, ya que el viajero puede sentirse transportado de forma inevitable al pasado, como si realmente se encontrara en las montañas marroquís. Pero además, es imprescindible subir a esta zona solamente para poder disfrutar de una de las panorámicas más bellas de la zona. Y es que en los días más claros, es posible ver no solamente Nerja y sus alrededores, sino también el norte de áfrica.
¿Qué hacer en Frigiliana?
• La Casa Solariega de los Condes: es conocida popularmente como el Ingenio. Se trata de un edificio de finales del siglo XVI, construido por la familia Manrique de Lara que instalaron una plantación de caña de azúcar y una fábrica de miel en la zona.

• Castillo de Lízar: se encuentra ubicado en la parte alta del pueblo y está datado en el siglo IX. Legado árabe al igual que el entramado de sus calles. No obstante, lo que pueden verse son los restos que quedan de él.

• La Casa del Apero: esta vivienda de principios del siglo XVII está actualmente ocupada por la Oficina de Turismo, la Biblioteca Municipal, el Archivo Histórico de Frigiliana y el Museo Histórico.

• El Torreón: situado en el antiguo barrio mudéjar, lo que un día fue un granero es hoy parte de una casa. Para poder ver el patio, es necesario cruzar un arco lleno de plantas.

• Río Higuerón: si quieres hacer un poco de turismo rural por Frigiliana, te recomendamos que explores el río Higuerón, más tranquilo que el río Chillar, y con preciosos lugares para hacer picnic y senderismo.

• Mercadillo: se celebra los jueves y los sábados y supone la oportunidad ideal para conocer y probar las especialidades de la zona. Algunas tradiciones artesanas se mantienen todavía en Frigiliana y materiales como el esparto, las calabazas, la cera, el cristal, la arcilla o la madera pueden encontrarse en bellas obras de arte en los puestos y tiendas de la localidad.

Be Sociable, Share!