Ruta para visitar ‘La Ciudad’, el barrio antiguo de Ronda

El otoño es una estación maravillosa para hacer turismo rural en Ronda. El clima y las temperaturas suelen respetar al visitante, que alquilando una casa rural en Ronda puede disfrutar tanto de la ‘Ciudad soñada’ como los bellos paisajes y pueblos de la Serranía de Ronda.

La Plaza de España, en el barrio del Mercadillo, es el mejor punto de partida en una escapada a Ronda y allí se encuentra la oficina de información turística, donde nos facilitarán un plano. Junto al Parador se ubica el Puente Nuevo de Ronda, que se asoma al famoso Tajo, una garganta espectacular que el río Guadalevín fue excavando sin prisa pero sin pausa a lo largo de los siglos. 

Desde aquí disfrutaremos de las impresionantes vistas panorámicas del Tajo y de toda la Serranía de Ronda y el Valle del Genal. Para salvar el Tajo de Ronda y unir la ciudad se construyó este Puente Nuevo, una gran obra de ingeniería. Se construyó inicialmente en 1735 con una altura de 98 metros, pero se hundió. 

A la segunda fue la vencida y desde entonces el puente da acceso al centro monumental de la villa de Ronda, barrio conocido como ‘La Ciudad’ y que antiguamente fue una medina árabe.

Tras cruzar el puente, no cuesta ver a mano izquierda el Convento de Santo Domingo, que los Reyes Católicos fundaron en 1485 y que posteriormente llegó a ser sede del Tribunal de la Inquisición. Y a su lado, la Casa del Rey Moro, del siglo XVIII, donde hay que ver los jardines colgantes y el manantial de la Mina.

Si continuamos en la misma dirección por Calle Santo Domingo y giramos en Calle Doña Elvira llegamos a una zona en la que encontramos el Minarete de San Sebastián, el Palacio del Marqués de Salvatierra –residencia señorial del siglo XV- y la Puerta de Felipe V.

A través de este último arco accedemos a una de las zonas más especiales y antiguas de Ronda, donde se encuentran el Puente de San Miguel, el Puente Viejo y los Baños Árabes de Ronda, que son los mejor conservados de toda la Península Ibérica.

Si una vez cruzado el puente optamos por dirigimos a la derecha por calle Tenorio nos toparemos con la Casa de Don Juan Bosco, con unas vistas que merecen la pena; y la Iglesia de la Virgen de la Paz.

A continuación, justo en el centro de la parte antigua de Ronda, veremos uno de los atractivos de visita obligada: la Casa del Gigante, una preciosa residencia musulmana que representa a la perfección cómo era la arquitectura civil árabe de los siglos XIV y XV, justo antes de la Reconquista.

Muy cerca nos espera el Palacio de Mondragón, que es objeto de una leyenda según la cual fue una vivienda que el rey Abomelic ordenó construir en el siglo XIV.

Continuamos el paseo en dirección al centro del barrio de La Ciudad. En la Plaza de la Duquesa de Parcent está el Ayuntamiento de Ronda, construido entre los siglos XVII y XVIII. Y también se encuentran allí la Iglesia Mayor de la Encarnación, edificada en el siglo XV sobre una antigua mezquita, y el Convento de Santa Isabel.

¿Sabías que Ronda fue tierra de bandoleros? Así es, la comarca de Ronda representaba la imagen romántica de Andalucía desde principios del siglo XIX, algo que los viajeros europeos se encargaron de difundir.

Si no te lo crees, visita el Museo del Bandolero en Ronda, donde el famoso bandolero José María Hinojosa, ‘El Tempranillo’, tiene dedicada una de las cinco salas.

Y tú, ¿no estas ya buscando casas rurales en Ronda para trasladarte a otra época explorando por ti mismo los rincones de la Ronda romántica? 

Be Sociable, Share!