Qué hacer y qué ver en Alhama de Granada


Alhama de Granada es el principal núcleo de la parte occidental de la provincia de Granada, su término municipal se extiende a lo largo y ancho de 434 km2, dista de Granada capital 54 km, 75 km de Málaga y 49 km de la Costa del Sol. Su ciudad se levanta 883 metros sobre el nivel del mar. Tiene unos 6000 habitantes, siendo sus núcleos urbanos más importantes, además de la ciudad de Alhama de Granada, Ventas de Zafarraya con 1000 habitantes, Pilas de Algaida con 200, y Buenavista con 30.

Aunque de orografía suave, presenta formas de relieve interesantes, como Sierra de Tejeda, situada al sur–suroeste, de ella fluyen numerosos acuíferos y alcanza sus cotas más elevadas en El Selladero y La Maroma (2065 m), la máxima altura de cuantas sierras rodean al municipio. Sierra de Almijara, situada al sur del municipio en una prolongación con la Sierra Tejeda, constituyen la divisoria de aguas entre la Cuenca Sur y la Cuenca del Guadalquivir, además de límite entre las provincias de Granada y Málaga. Ambas, Sierra Almijara y Sierra Tejeda conforman el Parque Natural de las Sierras Tejeda, Almijara y Alhama, de un gran valor genético, ecológico y paisajístico.

Otras unidades montañosas de menor entidad son la Sierra de Júrtiga, al suroeste del núcleo urbano, de morfología kárstica y muy pedregosa, alberga una vegetación formada principalmente por encinar y en ella destacan cotas como La Torrecilla (1.321 m) y el Llano de Júrtiga (1.100 m). Sierra Gorda, al noroeste del municipio, de morfología kárstica, se extiende por los municipios de Loja y Alhama de Granada.

Otras unidades secundarias de importancia dentro del municipio son los Tajos del río Cacín, situados al este–noreste de Alhama de Granada, formando un imponente cañón cortado a plomo con desniveles de en torno a los 100 m.

Los Tajos de Alhama, al este y junto al núcleo urbano, forman igualmente un paraje en forma de cañón con grandes desniveles cortados a plomo y de una gran belleza paisajística.

Los ríos más importantes que atraviesan Alhama de Granada, son el Arroyo de la Madre, al suroeste  del núcleo urbano, su caudal se infiltra cerca  de Zafarraya, en la zona conocida como Los Sumideros, formando auténticos lagos subterráneos; el Río Alhama o Río Marchán, bordea el núcleo de población, en su recorrido cuenta con numerosas charcas naturales aptas para el baño estival; los Baños de Alhama, al norte del núcleo urbano, es un manantial termal con un caudal de 200 l/s, y con una temperatura de salida de 42 °C, junto a ellos se sitúa el Balneario de Alhama; finalmente, la presa del río Alhama, al sureste, es una importante laguna que actúa como biotopo para muchas especies. Desde aquí se realiza el transvase de agua del río Alhama al pantano de los Bermejales, por medio de un túnel.

Historia de Alhama de Granada

Alhama de Granada ha sido un lugar poblado desde la prehistoria. Aprovechando los poderes curativos de sus aguas, los romanos y después los árabes la convirtieron en un enclave importante. De sus primeros pobladores, destacan los restos del Neolítico en los márgenes del río Marchán, en las proximidades del casco histórico, junto a los baños termales.

Otros hallazgos arqueológicos son los encontrados en los cortijos de “El Navazo” y “El Chopillo” a unos diez kilómetros de la ciudad y los encontrados en la Cueva del Agua, ocupada desde el Neolítico hasta la época romana, en ella se han encontrado distintos enterramientos humanos, enseres y útiles, como molinos de piedra; en la Cueva de la Mujer encontramos hallazgos importantes de materiales arqueológicos, correspondientes a una época comprendida entre el 3500 y el 1500 a. C. y en la Cueva de Los Molinos se descubrieron importantes restos arqueológicos, como piezas de cerámica, cuchillos de sílex, hachas pulimentadas, brazaletes de calcita y restos humanos del Neolítico. Los historiadores romanos hablan de la existencia de una ciudad ibérica poblada por el pueblo de los Túrdulos.

Alhama de Granada vivió sus momentos de mayor esplendor en la larga etapa árabe, de la cual data la mayor parte de su casco antiguo, con calles estrechas y angostas que dan lugar a pintorescos rincones que combinan las costumbres árabes con las formas castellanas. Esta larga época sirvió para transformarla incluso en su toponimia, pasando de llamarse “Artigi” a “Al-Hamma”, que en árabe significa fuente cálida o aguas termales. Ya en los albores de la conquista árabe durante el siglo VIII, en la ciudad y en las alquerías circundantes, se instaló población de origen sirio conformando la aristocracia de la comarca. Además jugó un papel decisivo en el final de la Reconquista, pues fue con su toma por los cristianos cuando se inicia la conquista del Reino de Granada, convirtiéndose durante algunos años en una isla castellana en territorio del Reino Nazarí. Posteriormente, se configuró como una ciudad de tipo medio con una estructura organizativa y señorial similar a la de las grandes ciudades, conjugando dos modelos de urbanismo: la ciudad acrópolis, situada sobre el tajo, y la ciudad agraria y comercial que desde el siglo XVI se extiende más allá del recinto amurallado por necesidades de espacio, al ir aumentando la población. De este modo se construyeron abundantes casas nobiliarias, de las que aún se conservan varias de ellas;  así como nuevos edificios, tales como la Cárcel, el Pósito, la Casa de la lnquisicíón o la Iglesia de la Encarnación.

La presencia de numerosos edificios con escudos heráldicos en el casco histórico de la ciudad, hace patente la importancia que adquirió para la Corona de Castilla, al congregar el establecimiento de numerosos religiosos, nobles e hidalgos en el mismo, tras el retorno a manos cristianas.

Durante los siglos XVII y XVIII la ciudad se extiende a extramuros modificando su apariencia y constituyéndose como ejemplo de ciudad conventual y contra reformista. Posteriormente, a principios del siglo XIX, la ciudad hizo frente a la invasión napoleónica y desde una perspectiva literaria y cultural fue redescubierta durante el Romanticismo por escritores y viajeros, fundamentalmente británicos.

En 1884 se vio afectada por un terremoto tras el cual hubo una importante pérdida de población y una destrucción de diversos elementos arquitectónicos como las casonas solariegas. Para paliar este desastre se creó un nuevo barrio de trazado cuadrangular conocido como La Joya. En 1885 la ciudad volvió a pasar sufrimientos con una epidemia de cólera. Finalmente, durante la segunda mitad del siglo XX, la emigración conllevó una pérdida de su población.

La localidad es punto obligado de paso en dos de las rutas del legado andalusí: la ruta de Ibn Battuta y, la del escritor norteamericano la ruta de Washington Irving.


Ver casas rurales relacionadas

Qué ver en Alhama de Granada

El rico patrimonio arquitectónico de Alhama de Granada invita a realizar una ruta cultural por la ciudad.

Barrio Árabe: Ubicado en el casco antiguo de la ciudad, destacan típicas formas del urbanismo musulmán, con intrincados rincones, calles y plazuelas.

Silos y mazmorras: De origen árabe, son unas cavidades hechas en la roca de base circular que fueron destinadas, en la época nazarí, tanto a silos para granos como a mazmorras en algunas ocasiones, están cerca de la galería subterránea que comunicaba el río con el interior de la fortaleza, totalmente cegada en la actualidad.

Pósito: Situado en la Plaza de los Presos (antigua Plaza Mayor), fue inicialmente una sinagoga, hacia el siglo XIII, convirtiéndose después en pósito. Fue uno de los lugares más sobresalientes de la ciudad en la época medieval. Destaca su fachada de sillería así como las columnas de piedra franca, en su interior.

Castillo de Alhama de Granada: De origen árabe,  fue reconstruido en el siglo XIX. Se encuentra en el Paseo Montes Jovellar, donde se levantaba la desaparecida Puerta de Málaga, único acceso al recinto urbano amurallado.

Iglesia de la Encarnación: Es el único templo gótico de lo que fue el Reino de Granada, distribuido en una sola nave cubierta por bóvedas estrelladas de nervadura y contrafuertes exteriores. Su ejecución se inició, entre finales del siglo XV y principios del XVI. Se levanta sobre una mezquita, los sillares que formaron la estructura de la mezquita aún se pueden distinguir en la fachada sur. Exteriormente, destaca la torre campanario sobre el resto de edificaciones de la ciudad. En su estructura, se mezclan estilos diferentes, como los elementos renacentistas que forman el coro y el cuerpo superior de la torre o el detalle de la portada meridional, antepuesta a la original, en cuyas líneas se advierte la influencia gótica. En el interior  se muestra un patrimonio artístico compuesto por diferentes piezas, como un conjunto de ternos del siglo XVI , los bordados para la liturgia realizados por la propia reina Isabel la Católica, así como los lienzos de “El Descendimiento” y del “Cristo sin rostro”,  y un órgano del siglo XVI.

Hospital de la Reina: Fue el primer hospital de sangre del Reino de Granada, se inició su construcción, hacia 1485, en plena guerra entre árabes y cristianos, concluyéndose unos veinticinco años después. Pronto fue remodelado, hacia 1540, es de esta época los principales restos conservados en la actualidad. Su plasmación artística renacentista responde a un programa de carácter palaciego centrado en torno a un patio porticado.

Iglesia del Carmen: Situada junto a la antigua Puerta de Málaga, hoy en el mismo corazón del pueblo, se inició su construcción hacia mediados del siglo XVI. Combina en su arquitectura, características manieristas y barrocas. De planta rectangular, los techos y las capillas laterales son de madera, mientras que la cúpula que se alza sobre el crucero está decorada con pinturas al fresco. Detrás del altar mayor, destacan dos obras de estilo churrigueresco: el Camarín de la Virgen y la Capilla de Jesús el Nazareno, concluida a principios del siglo XVIII. En 1979 tuvieron lugar unas magníficas obras de rehabilitación. Desde el mirador situado detrás de la iglesia, se domina una de las mejores panorámicas sobre el Tajo del Río Alhama.

Convento de San Diego: Situado en la parte alta de la ciudad de Alhama de Granada, se levantó sobre la antigua Ermita de la Virgen de la Cabeza, en él combinan estilos renacentistas y barrocos. A lo largo del siglo XX ha pasado por centro de varios usos, entre ellos cuartel, hospedaje de peregrinos y centro penitenciario.

Iglesia de las Angustias: Fue el primer templo concluido en el Reino de Granada. Probablemente, estuvo dedicada a otra advocación. Destruida durante la guerra civil, se encuentra en un estado de ruina.

Casa de la Inquisición: Fue destruida su fachada en los años cincuenta y nuevamente reconstruida con gran similitud. Es una excelente muestra del gótico isabelino. Su portada se levanta bajo un bello arco que, a su vez, es enmarcado por otro.

Iglesia de los Remedios: Construida a mediados del siglo XVII por un prior agustino que veraneaba en los balnearios. Actualmente se conserva  solamente su fachada, la cual refleja la belleza  que debió tener en su época.

Cárcel: Aunque la inscripción de su fachada indica que es de la época de Carlos III, su construcción es del siglo anterior, habiendo formado un gran edificio conjuntamente con lo que fueron las antiguas Casas Consistoriales.

Acueducto sobre el río Alhama: Fue construido realmente en el siglo XVI, como se indica en uno de sus laterales.

Caño Wamba: Fue construido en el siglo XVI, en él se observan los escudos de armas de los Reyes Católicos y de su hijo, el rey Carlos I.

Casa romana: Situada en la Calle Alta Iglesia, dicha denominación le viene porque se levantó sobre lo que hubo de ser una villa romana, su última construcción data del XVIII. Se encuentra en estado de ruina.

Pila de la Carrera: La conforman dos amplios pilones circulares adyacentes unidos por un pilar cúbico de gusto neolítico.

Cruz Verde: Se levanta entre la Iglesia del Carmen y la Biblioteca Municipal, en el mismo muro del tajo, recordando el lugar donde morían los ajusticiados.

Blasones: Siendo Alhama de Granada tierra donde nacieron, residieron y murieron personas de alto linaje o que destacaron en las distintas épocas, son muchos los blasones que pueden contemplarse por los distintos lugares de la ciudad.

Sima Enríquez: Cuenta con una gran sala a su entrada, y con interesantes espacios interiores, en los que se han encontrado enterramientos prehistóricos así como la imagen de la Virgen de Dona, en el siglo XV.

Inscripciones: Datan de distintas épocas, especialmente de la romana, principalmente las inscritas en lápidas dedicadas a difuntos.

Puente romano: Data del siglo I a. C., está situado a unos cien metros del nuevo puente del Balneario, consta de un solo arco y fue paso obligado para llegar a la ciudad hasta principios del siglo XX.

Fortificaciones: De las célebres fortificaciones que existieron en Alhama de Granada y su entorno, queda aún algún resto importante de torres vigías en los alrededores de la ciudad, destacando la de Torresolana.

Balnearios: Situados al norte de la población. Durante miles de años, estas aguas termales han tenido uso medicinal. Los primeros en descubrirlo fueron los pobladores prehistóricos que habitaron la Cueva de La Mujer y la Cueva del Agua, en las inmediaciones de éstos. Los romanos explotaron y acondicionaron las instalaciones, prueba de ello es que la alberca en la que se ha venido recogiendo el agua hasta nuestros días, que es de construcción romana. Además, junto a ellos se conserva aún el puente romano. Sin embargo, fueron los árabes los que crearon junto al manantial un magnífico lugar de descanso y cura, con gran apogeo hacia el año 1100, época en la que se construyó la arcada de la alberca o nacimiento termal que todavía se conserva y con alto valor histórico-artístico. Se trata de unos arcos de estilo califal y bóvedas con lucernas por las que los rayos del sol penetran y dan unas insólitas tonalidades al agua en cada momento del día. En el siglo pasado cuando alcanzaron un gran auge, llegando a ser  uno de los más importantes de Andalucía. En la actualidad es un sitio ideal, muy agradable por su clima, para tratamiento de enfermedades reumáticas y como lugar de descanso, rodeado de exuberantes árboles y  jardines. Sus aguas termales nacen a 47 °C con un abundante caudal y diversas indicaciones, entre las que destacan los reumatismos sub-agudos y crónicos, la gota, la obesidad, la neuritis, la ciática, las secuelas de traumatismo, la bronquitis crónica, el asma esencial y sintomática, etc.

Respecto al paisaje de su entorno, tanto la ciudad como los alrededores, impresionan por sus insólitas vistas. La población se halla colgada sobre un inmenso tajo, por cuyo fondo discurren las aguas del Río Marchán. Con casas colgadas que nos recuerdan la ciudad de Cuenca. Un auténtico y hermoso cañón, se levanta sobre el cauce del río a lo largo de más de dos kilómetros, en su base se solapan distintos tonos verdes correspondientes a las huertas, alamedas y vegetación silvestre.


Ver casas rurales relacionadas

Qué hacer en Alhama de Granada

La ciudad de Alhama de Granada nos da la oportunidad de visitar distintos parajes en los que disfrutar del turismo rural. Según la zona en la que nos situemos encontraremos unos parajes u otros.

Ubicados en la Sierra Tejeda, destacan parajes como El Robledal Alto, El Robledal Bajo, Los Barrancones, Los Nacimientos, La Maroma, El Corral de Martín y El Barranco de Mal Infierno. Existe en ellos una gran cantidad de senderos y caminos que recorren toda la sierra. En Sierra Tejeda se encuentran Las Chorreras donde se puede escalar.

Destacable también es el Tajo de Espantaperros con gran desnivel, situado en el límite con el municipio de Salar, se puede practicar el descenso de cañones con actividades de escalada, rápel, espeleología y el baño en pozas.

La parte baja de los Tajos del río Alhama, que dan acceso al Balneario, permite la práctica del barranquismo y ruta a través del río.

En el Llano de Dona se practica el vuelo en ultraligeros.

Otros parajes de interés en el municipio son los que se denominan Sima del Carburero, Sima del Conejo, Sima de los Bueyes, Sima de las Grajas, Sima Rica y Sima de la Maquilla; situadas en la Sierra de Loja. Son lugares donde se puede practicar la espeleología.


Ver casas rurales relacionadas

Fiestas tradicionales de Alhama de Granada

La Candelaria: Se celebra el 2 de febrero y en ella se encienden hogueras y se realizan actividades en torno a ellas, bailes y cantes, etc.

Carnavales: Toman lugar en febrero. En ellos destaca el martes de carnaval, festivo en la localidad, y, sobre todo, el domingo de Piñata. Es uno de los mejores y más originales carnavales de toda Andalucía.

Viernes de Dolores: Con la salida en procesión de la Virgen de las Angustias, patrona de la ciudad de Alhama.

Fiesta de San Marcos: El 25 de abril, se celebra en los Caños de Las Alcaicerías con una comida campera y, con ella, numerosas actividades para la diversión.

Feria de San Juan: Celebrada el último fin de semana de junio con diversas actividades y verbena popular.

Semana Cultural: La primera semana de agosto tiene lugar la semana cultural, en la que se celebran numerosas actividades y entre ellas el cierre con la Velada “Alhama, Ciudad de los Romances”.

Festival de la Canción de Alhama: Celebrado la primera quincena de agosto, es el decano de los de su clase en España, desde 1966.

Romería del Vino: Su celebración tiene lugar en el mes de agosto en un hermoso lugar junto al río Alhama, en ella se ofrece el típico plato de Alhama de Granada, la “ Olla Jameña” y vino del terreno para todos los asistentes, con animación musical y bailes.

Feria Grande: En septiembre, con toda clase de actividades y atractivos, con feria de mañana, recinto ferial, actuaciones, actos culturales y deportivos, y su Certamen Literario que convoca anualmente la Biblioteca MunicipalInocente García Carrillo”, con cuatro décadas de historia ininterrumpida.


Ver casas rurales relacionadas

Gastronomía de Alhama de Granada

En Alhama de Granada destacan la Olla Jameña y el vino del terreno de elaboración artesana. De gran renombre en Andalucía es la repostería de las monjas Clarisas, con sus especialidades de tocino de cielo, roscos y pastas. También son famosos los roscos de anís, propios de la Navidad; los borrachuelos, en Semana Santa; el pan romano, hecho con harina y huevos; los roscos de alfajor, con harina y almendra; y las dulces “milhojas”.


Ver casas rurales relacionadas

Cortijo Moyano

Alhama de granada, Granada

Desde 30 €/pers

Chimenea Piscina

Hotel Los Caños de La Alcaicería * *

Alhama de granada, Granada

Desde 27 €/pers

Chimenea Piscina

Pensión San José

Alhama de granada, Granada

Desde 18 €/pers

Mascotas

Ruralsierrasol.es todos los derechos reservados, Rural Sierra y Sol Camino de la Estación, 6 / Tel. 952 071 216 / Fax 952 274 331 / 29710 - Periana (Málaga). CIF B-92753649 CIAN:293046-2