El Robledal - Pico Maroma

El Robledal - Pico Maroma


Alhama de granada, Granada


DESCRIPCIÓN


 

 Si tuviéramos que elegir un itinerario por su belleza, calidad y representatividad de la naturaleza de la Sierra de Tejeda, sin duda alguna nos quedaríamos con el que transcurre desde El Cortijo Robledal Alto (1.102 m) por el Barranco de los Presillejos, en la provincia de Granada, hasta alcanzar el pico Maroma. Para ello, se parte de la zona recreativa de El Robledal a la que se accede siguiendo un carril que va desde la Alcaicería en el Llano de Zafarraya, desviándonos siempre a la derecha en las señalizaciones y cruces. Desde El Robledal se inicia el ascenso hacia la Maroma siguiendo el carril forestal a la izquierda del cortijo. Luego se atraviesa el pinar de Corrales de Martín y desaparece el carril al llegar a un lugar con muy buenas vistas, la Loma del Espolón (1.260 m), por encima de las casas de Los Barracones. La vereda bien marcada hacia el sur alcanza una estrecha zona conocida como El Contadero, bordeando la ladera derecha del Barranco de Los Presillejos. La subida se vuelve mucho más áspera y la vereda no tan definida, pero siempre por la divisoria de aguas respecto al Arroyo de la Solana del Espartal, hasta el Collado de Rojas (1.587 m). El pinar casi desaparece y nos acercamos a una zona umbría y donde abundan tejos, conocida como Fuente Palomica, desde donde se prosigue hasta llegar al Puerto del Lobo, especie de collado que da paso a una hoya de aspecto desértico conocido como Las Loberas, por los bajos del paraje llamado Salto del Caballo. Desde aquí nos dirigimos hacia el sur para tomar un sendero por donde se accede, ya por la solana, y en dirección oeste, al pico Maroma, fin de nuestro trayecto. La vuelta es conveniente hacerla exactamente por el mismo sendero que hemos cogido al subir, si bien a la altura de Las Loberas se puede optar por repostar agua en la Tacita de Plata, situada detrás de una pequeña elevación del Salto del Caballo, volviendo luego por otra vereda a Las Loberas bordeando dicha elevación por su falda norte. Finalmente, ya cerca del Pinar del Robledal, podemos desviarnos a la izquierda en dirección a la zona de Los Barracones, siguiendo una acequia y  cruzar el Arroyo de los Presillejos hasta dar con una fuente próxima a los Barracones.
 
Cortijo del Robledal
 

Partimos del Cortijo del Robledal Bajo, casa del guarda forestal, que ha sido desde hace tiempo una importante zona recreativa equipada con aseos, comedores, zonas de acampada y aparcamientos. Toda la zona baja es de naturaleza esquistosa, responsable de la orografía suave. La zona recreativa está repoblada de pinos resineros y plantaciones de nogales, pudiéndose observar algunos melojos sueltos. Nos desviamos hacia Los Barracones, y ascendemos por el Barranco de los Presillejos a través  de un encinar con peonias y entremezcladas con quejigos y escaramujos.

A nivel zoológico se trata de un itinerario muy diverso y rico, así en la comunidad de anfibios podemos encontrar especies como el tritón jaspedado, el gallipato o la salamandra, entre otros. Reptiles como el lagarto ocelado y la culebra de collar. De las aves, destacan algunas como el águila culebrera, el cernícalo, el alcaudón real, el verdecillo, el mirlo y el pinzón. Entre los mamíferos podemos advertir la presencia de  ardillas y zorros.
 
Corrales de Martín y El Contadero
 

Al iniciar el ascenso por el carril forestal llegamos a un frondoso pinar y una vaguada conocida como Corrales de Martín y luego pasamos por una loma, Loma del Espolón, para llegar a un punto en que tenemos que pegarnos a la pared rocosa de la vertiente derecha del Barranco de los Presillejos, paso estrecho que ha sido utilizado por los ganaderos para contar el ganado. El sendero se encuentra bien conservado, con balates de piedras para su sujeción. Conforme nos adentramos en el barranco, vamos notando que el encinar con agracejos que hemos ido viendo por el camino, va imbricándose con el quejigar-aceral con mostajos y con la aparición de algunos ejemplares de arces granadinos. En esta zona del recorrido y en cuanto a la fauna se refiere, podemos destacar la presencia de reptiles como el lagarto ocelado; aves como el piquituerto, el pinzón, el carbonero común, el carbonero garrapinos, el herrerillo, el petirrojo, la collalba rubia y la negra, el pardillo, el colirrojo tizón y el escribano montesino.


Fuente Palomica y Las Loberas

 A mitad de camino entre el Contadero y el Puerto del Lobo alcanzamos una zona pedregosa con paredes rezumantes de humedad conocida como Fuente Palomica. Dicha fuente aparece  por un contacto entre los permeables mármoles con biotita  y los impermeables esquistos que se encuentran intercalados en su seno. Por esta zona, al no dar el sol durante el invierno, la nieve que deja las puntuales nevadas se mantiene durante un tiempo prolongado, cuando toda la nieve de los alrededores está fundida. En algunos puntos, en días fríos se puede advertir la presencia de “chupones”, pequeñas cascadas heladas formadas por lenguas puntiagudas de hielo, muy pintorescas.
Seguimos viendo  el quejigar con arces, aunque dada la altura alcanzada, esta comunidad empieza a imbricarse aquí con el pinar de enebros rastreros y otras especies como los tejos. La parte más alta del barranco, conocida como Puerto del Lobo, da acceso a una zona deprimida conocida como Las Loberas, cuyo nombre posiblemente provenga de las trampas que en este lugar se tendían a los lobos, actualmente desaparecidos. El Puerto del Lobo se encuentra flanqueado por unos tajos conocidos como el Salto del Caballo. La fisonomía del conjunto es peculiar por su aspecto desértico. Básicamente es una especie de collado en forma de uve abierta con un solar de mármoles con biotita surcado por infinidad de zanjas y grietas (rajas), que separan bloques de mármoles lisos, cincelados por la erosión, sin apenas vegetación alguna.
En alguna ocasión se pueden encontrar víboras, aprovechando la fuerte insolación de la zona. Es frecuente ver aquí sobrevolando al águila real realizando amplio círculos en busca de alguna presa, junto a chovas piquirrojas y algún halcón peregrino. Los mamíferos más representativos en este punto son las cabras monteses y los zorros.
 
Pico Maroma

 Superada la zona del Salto del Caballo, y tomando una senda que discurre por la cornisa del lado sur de la sierra, dejando un precipicio conocido como Tajos Volaero, nos dirigimos hacia el pico Maroma. Descrito en el itinerario "Canillas de Aceituno - Pico Maroma.
 
Los Barracones

 Ya de vuelta, a la altura del pinar de Corrales de Martín, tomamos la desviación de la izquierda que se dirige en zig-zag hacia el Arroyo de los Presillejos. Por el camino vamos bordeando el citado arroyo,  formado por cantos rodados. Siguiendo la acequia pronto alcanzamos la zona de los Barracones, alojamiento que hace  mas de 40 años fueron usados por trabajadores forestales, situados en la falda norte del Cerro del Águila. Más abajo hay una zona recreativa en cuyas proximidades hay una fuente con un pilón. En la parte más baja de Los Barracones se desarrolla un alcornocal acompañado de encinas y quejigos.

Buscador





Ruralsierrasol.es todos los derechos reservados, Rural Sierra y Sol Camino de la Estación, 6 / Tel. 952 071 216 / Fax 952 274 331 / 29710 - Periana (Málaga). CIF B-92753649 CIAN:293046-2