El Cerezal - Cerro Albucaz

El Cerezal - Cerro Albucaz


Alhama de granada, Granada


DESCRIPCIÓN

Este itinerario transcurre por la falda noreste de Sierra Tejeda, y discurre entre el macizo central y las estribaciones de la Sierra de Jatar. Aprovechamos buena parte del Camino de Sedella a Alhama de Granada. Para iniciarlo, es conveniente dirigirnos hacia la Venta de Palma y el Cortijo del Cerezal, partiendo de la Alcaicería en el Llano de Zafarraya por la pista que conduce a la zona recreativa del Robledal, a la que se deja atrás siguiendo un carril en dirección este. Por éste y dejando atrás el Cortijo del Robledal Bajo, pronto se alcanza el Cortijo del Cerezal y seguidamente la Venta de Palma, desde donde se puede acceder al Arroyo de la Cueva de la Parra, cauce donde encontramos saltos de agua y magníficas pozas. Desde el Cerezal tomamos un sendero que deja a la izquierda el Cortijo de Venta Palma, bordeando por la vertiente izquierda el Barranco de las Piletas, que forma parte del antiguo camino y realenga de Sedella a Alhama de Granada. Siempre en dirección sur o sureste, remontamos por una vereda no siempre marcada hasta alcanzar la cuerda de la sierra, por una sucesión de lomas de escasa vegetación que nos conduce al Puerto de Santiago o de las Llanadas de Sedella, y más hacia el este, al Cerro Albucaz, cuya suave cima tiene una cerca de alambre y se reconoce por una antena de radio. Desde aquí nos dirigimos hacia el norte, bajando y luego subiendo por la cresta que lleva a la cima del Cerro Malas Camas, de subida algo dificultosa, punto final del itinerario. A partir de aquí proponemos volver sobre nuestros pies, si bien también se puede optar por bajar por el carril que conduce a Sedella.
 
Arroyo Cueva de la Parra 

El Arroyo de la Cueva de la Parra discurre por un aluvial formado principalmente por  mármoles con esquistos que forman el macizo principal de Sierra Tejeda, del que proceden por erosión fluvial. Río arriba pronto encontramos una serie de piletas  producidas por la erosión, localmente llamadas pozas, muy apreciadas por los excursionistas en época estival pues constituyen auténticas piscinas naturales. Destacan tres de estas pozas concatenadas, donde el agua se remansa tras caer en pequeñas cascadas por rebose desde la poza anterior.
La vegetación dominante  está integrada fundamentalmente de sauces de varias especies, además de zarzamoras, escaramujos y juncos. En la parte más baja esta vegetación aparece entremezclada con choperas de álamos negros, además de frutales, como son cerezos e higueras. En la zona de las pozas, salvo algún buen ejemplar de hiedra tapizando la superficie desnuda de las rocas, esta vegetación desaparece en gran parte.
 Las aves en este punto están representadas por especies como el pardillo común, la curruca rabilarga, la lavandera cascadeña, la tarabilla común, la collalba rubia, la cogujada montesina, la urraca y la collalba negra. Zorros, musarañas y conejos son los mamíferos más representativos en este punto que podremos observar.
 
Loma de Venta Palma 

Retomando el camino que lleva al Cortijo del Cerezal, nos desviamos ahora hacia el norte, cogiendo una senda por una loma que pronto nos lleva a una majada de Venta Palma. La vegetación dominante viene a repetir el mismo esquema visto en la anterior zona. Al igual que la fauna, destacando en este caso la presencia del cernícalo y la perdiz.
 
Barranco de las Piletas 

El sendero que asciende hacia Malascamas por la vertiente izquierda del barranco del Arroyo de las Piletas, transcurre por una sucesión monótona de mármoles con biotita. Con frecuencia los mármoles aparecen con un característico bandeado en el que alternan bandas claras y oscuras.

Durante un largo trecho, la vegetación está dominada por un espinar con agracejos y aulagas, acompañadas por torviscos y alhucemas lanosas. Este esquema de vegetación se mantiene hasta prácticamente la cima, cerca de las Llanadas de Sedella, si bien por el camino la vegetación se ha ido enriqueciendo de elementos propios de zonas expuestas y frías., como piornos y lastones.

De las aves las especies mas significativas son el escribano montesino, el  pardillo común, la perdiz, la curruca rabilarga y la cogujada montesina. Podremos ver garduñas  y zorros.
 
Cerro Albucaz 

La cima del Cerro Albucaz, situada a 1.732 m de altura, está integrada esquistos  que forman parte de la formación de mármoles con biotita. Aquí se encuentran formando lajas que sobresalen del suelo. El conjunto presenta una orografía suave.
Subiendo por la umbría del Cerro Albucaz, nos encontramos básicamente con un matorral de salvias cuya fisonomía es muy singular y característica, dado el tono grisáceo-tomentoso de todo el conjunto. En la misma cima del Albucaz nos encontramos un prado cercado para el pastoreo. En la ladera sur aparece un extenso pinar repoblado formado casi exclusivamente por pino negral.
La comunidad de aves en esta zona se torna menos diversificada que en los puntos anteriores, a la vez que las especies más térmicas dan paso a las de altura, destacando algunas como la chova piquirroja,  la perdiz, el roquero solitario, la curruca rabilarga, la tarabilla y el avión roquero. Entre los mamíferos podremos observar cabras monteses y conejos.
 
Cerro Malascamas 

Bajamos del Cerro Albucaz en dirección norte y remontamos la cresta del Cerro Malascamas, con su característico perfil amurallado. El material dominante de la zona son los mármoles con biotita. La senda discurre por un terreno accidentado, en el que los mármoles se disponen en lajas formando canchales por donde la marcha se hace pesada.. Tras la ascensión alcanzamos el vértice geodésico de Malascamas, situado a la respetable altura de 1.790 m.
Por la base de este cerro encontramos una vegetación similar a la vista anteriormente, es decir, un matorral de salvias y alhucemas empobrecido a favor de especies como los agracejos y los piornos. Entre los vertebrados, los reptiles son escasos en estas cotas y en cuanto a las aves hay que mencionar el águila real, el cernícalo, el colirrojo tizón, la collalba gris, la curruca tomillera, los aviones roqueros y el mirlo capiblanco. De los mamíferos, la cabra montés será el elemento más singular que podremos observar en esta zona.

Buscador





Ruralsierrasol.es todos los derechos reservados, Rural Sierra y Sol Camino de la Estación, 6 / Tel. 952 071 216 / Fax 952 274 331 / 29710 - Periana (Málaga). CIF B-92753649 CIAN:293046-2