El Alcazar - Pico Maroma

El Alcazar - Pico Maroma


Alcaucin, Málaga


DESCRIPCIÓN


Este itinerario discurre justamente por la parte norte de la cabecera del Arroyo del Alcázar, en la vertiente noroeste de Sierra Tejeda, y entre los términos de Alcacucín y Alhama de Granada. Esta zona alterna laderas de suave pendiente con impresionantes tajos y barrancos, siendo uno de los lugares donde resulta muy peligroso salirse de los carriles y veredas indicados. También la vegetación de esta zona de umbría resulta abundante y peligrosa, e impide la práctica de aventuras campo a través. Para empezar debemos llegar a la adecuación recreativa del Cortijo del Alcázar (850 m.), tras 5 kilómetros de recorrido desde la localidad de Alcaucín. Antes de iniciar el ascenso, nos podemos detener a contemplar los alrededores de esta adecuación, pues es de una belleza sobresaliente. Luego, se toma una senda que parte de la zona alta del comedor hacia la derecha del carril de la Loma de las Víboras (bajada propuesta), atravesando un arroyo y alcanzando en unos 20 minutos la zona conocida como La Cerca, en la que son visibles ruinas de la fortaleza árabe que le da nombre a todos estos parajes. Se recupera la vereda que por una larga loma zigzaguea cruzando varias veces un cortafuegos, hasta sobrepasar los Tajos de los Castillones y alcanzar la base de la Loma de las Víboras (1.384 m). En ese punto finaliza el carril forestal antes citado y proseguimos por una fuerte pendiente que nos lleva una zona más suave conocida como Fuente del Espino (que se encuentra a unos 50 m. del camino), desde donde avanzamos hacia la confluencia de dos arroyos, tomamos el de la derecha que bordea el Cerro Mojón (1.910 m) y el Cerro Tajo Fuerte 1.820 m). Dejando a un lado el arroyo de la Fuente del Espino y dirigiéndonos hacia el pluviómetro que se encuentra en la base sur del Cerro Mojón. Alcanzado este punto nos podemos dirigir directamente hacia el pico Maroma ascendiendo por su ladera noroeste. La vuelta es recomendable que se realice volviendo sobre los mismos pasos, pero en lugar de bajar por la senda de la Cerca, nos desviamos hacia donde acaba el carril forestal, con objeto de contemplar la curiosa formación de Los Castillones. Bajando por este carril alcanzaremos finalmente el punto de partida, el Cortijo del Alcázar. 

Cortijo del Alcázar
 

Esta adecuación recreativa es la más importante de la falda sur del Parque Natural de Tejeda Almijara, un paraje de una gran belleza. Su denominación alude a la existencia de un castillo árabe en sus inmediaciones, que se comentará más adelante. Originariamente cortijo y posteriormente vivero forestal, esta zona está acondicionada para la acampada, equipada con aseos, parrillas y leña, mesas y taburetes, aparcamientos y zonas de acampada. La existencia de agua  por los cuatro costados, en forma de arroyos y acequias, así como un profuso pinar entremezclado con alamedas hace de este paraje uno de los más bellos de la provincia de Málaga.
En la parte baja de la zona de recreo podemos examinar la vegetación de ribera del Arroyo del Alcázar. Se trata de un adelfar  en el que, además de gran abundancia de adelfas, podemos encontrar zarzamoras y juncos. Junto a aquel se desarrolla una pequeña sauceda  en la que aparecen sauces, escaramujos, durillos, euforbias y rubias. Río arriba podemos encontrar además chopos y algunos madroños, cuya presencia en este lugar es insólita. Río abajo encontramos cornicabras, mentas y brezos. La parte alta, en las inmediaciones del Cortijo del Alcázar, se encuentra rodeado de un pinar de pino carrasco entremezclado con otras especies de pinos, como el pino resinero y el pino canario. No faltan especies frutales, tales como  higueras, albaricoqueros, ciruelos, melocotoneros, así como almendros, castaños, olivos, etc.
Entre los reptiles se han encontrado  culebras bastardas. La comunidad de aves presentes en esta zona es diversa, caracterizada por la presencia de especies principalmente forestales, entre las que cabe mencionar el gavilán, el azor, el  águila real, el búho real, el carbonero garrapinos, el agateador común, el verdecillo, el pinzón y el piquituerto, siendo fácil escuchar durante la noche el canto del cárabo. Entre los mamíferos es frecuente detectar zorros  y pequeños grupos de cabras monteses. 

La Cerca
 

En esta zona  existen  restos arqueológicos de lo que fue un antiguo castillo y que  dio nombre a la zona. Se encuentra en un lugar poco accesible, donde se reforzaron las defensas naturales con unos gruesos muros de más de un metro de mampostería  y con una pequeña torre circular, probablemente de época más tardía, que se encuentra controlando el estrecho acceso al lugar. La cerámica encontrada  le confiere una cronología entre los siglos X y XII. Su topónimo Al-Qasr se refiere  a un castillo de tipo militar mantenido por el poder califal con el fin de vigilar la zona, una vez apaciguada la revuelta contra el Califato.
El contacto de mármoles y esquistos facilita la creación de fuentes que dan lugar a arroyos que desembocan en el Arroyo del Alcázar. En la zona de la Cerca podemos contemplar el impresionante Tajo Fuerte.
Por el camino hacia la Cerca, vamos viendo un frondoso pinar formado por diversas especies y chopos asociados a los arroyos. En las zonas más abiertas se desarrolla un matorral  con algunas encinas salpicadas, aulagas, retamas, torviscos, durillos y cornicabras. Ya en la Cerca, tras pasar por un bancal de pino negral, nos encontramos un lugar  muy pedregoso, en el que se desarrolla un sabinar y aladiernos.
Entre las aves hay que destacar la presencia de águilas reales, chovas piquirrojas,  perdices y zorzales. La zona es frecuentada por especies de mamíferos como la cabra montés, el  gato montés, la comadreja, el tejón y la gineta. 

Loma de las Víboras
 

Dejamos la Cerca y nos dirigimos hacia el Cortafuegos, para luego pasar por una fuente y finalmente remontar el largo trecho que nos conduce a la Maroma. Desde la Loma de la víbora se aprecian magnificas vistas. Al noroeste se divisa  la Sierra Gorda en Loja, impresionante macizo montañoso que deja a sus pies el Poljé de Zafarraya. Más al Este, la Sierra de Parapanda, y la Sierra Mágina como telón de fondo. El poljé de Zafarraya, con una intensa actividad agrícola, genera constantes cambios y contrastes de color. Al oeste y bajo nuestros pies, el Embalse de La Viñuela y al fondo, se pueden apreciar los perfiles del Parque Natural Sierra de las Nieves y desde ahí, hacia el Norte aparecen las Sierras de Camarolos y de Alhama.
 
En el recorrido encontramos una fuente de origen kárstico, llamada Fuente del Espino por la proximidad de un espino majoleto, y a su alrededor zarzamoras.
Por el camino en algunos puntos se ven grupos de encinas y repoblación forestal a base de pinos resineros. Poco a poco las condiciones son algo más rudas, seleccionándose una comunidad de tipo sabinar con aladiernos,  zamarrillas y jaras.
Su nombre alude a la presencia de víboras hocicudas en los pedregales. En este punto del itinerario pueden observarse aves como  perdices, arrendajos y los vuelos acrobáticos de las chovas piquirrojas, además de otras mas corpulentas como el águila real. Frecuentan el lugar  mamíferos como , el gato montés, el jabalí, la cabra montés, el conejo  y el zorro. 

Pico Maroma
 

Tras superar el Cerro Mojón (llamado así por la presencia de un mojón o montón de piedras en su cúspide), llegamos al majal de la Casa de la Nieve desde donde tomamos la ladera de los últimos 500 m de desnivel hasta alcanzar la cima de la Maroma descrito en el sendero Canillas de Aceituno Pico La Maroma.
El tránsito de la Loma de las Víboras a la Casa de la Nieve se advierte por la aparición de los primeros agracejos  y sabinas. A los 1.500 m., empezamos a ver los primeros  piornos que forman parte del matorral de salvias y hierbas de las 7 sangrías  Ya en la ladera de la Maroma, nos encontramos pinos, enebros y cerezos rastreros.
Desde esta mayor altitud se pueden localizar en el horizonte, al norte, otras sierras lejanas como la Horconera, en el Parque Natural Sierras Subbéticas, con el pico de la Tiñosa, la mayor altitud en la provincia de Córdoba. 
Es una zona hostil desde el punto de vista faunístico, en la que las duras condiciones climatológicas determinan una comunidad poco diversa, aunque de elevado interés ecológico, en la que es posible encontrar aves nidificantes como la collalba gris,  la alondra común, el colirrojo tizón, el escribano montesino, la  bisbita campestre y la curruca tomillera, o invernantes como el acentor alpino, el zorzal real y el mirlo capiblanco. Las condiciones de la zona son las ideales para observar los grupos familiares de cabras monteses. Asimismo, entre los mamíferos, hay que destacar la presencia durante los meses invernales de zorros que llegan hasta la misma cumbre.
 

Los Castillones
 

Siguiendo el carril forestal que lleva a la Loma de las Víboras (normalmente cortado con cadena para evitar el tránsito de vehículos particulares), se alcanza un paraje singular caracterizado por la presencia de varios peñascos agrupados que, por recordar una estructura fortificada, recibe el nombre de Los Castillones. Su formación es el resultado de la erosión y disolución cárstica de un macizo a través de fallas que finalmente han dado lugar a los callejones. La composición es muy similar a la del resto de la sierra: mármoles con biotita.
Hasta la ladera norte de Los Castillones llega un frondoso pinar de pino resinero  que crece por toda la ladera de la Alcauca así como encinas, agracejos y salvias. En esta zona hay que mencionar la abundante presencia de perdices y zorzales, así como de pardillos, escribanos montesinos y currucas rabilargas. Entre los mamíferos destaca la presencia de conejos, zorros, garduñas y ginetas.  

Carril del Alcázar
 A lo largo del carril, el matorral  es un escobonal con garbancillos  y diversas jaras. Más adelante entramos en un bosque de pinos resineros que se entremezclan con los carrascos  y el matorral  es un jaral de bolinas, retamas, aulagas  y jaras blancas.

Lo frecuentan reptiles como las culebras bastardas; una elevada diversidad de aves, destacando especies como el carbonero común y el garrapinos, el chochín, el mosquitero papialbo, el verdecillo,el pinzón vulgar, el totovía  y la paloma torcaz. Finalmente, entre los mamíferos destaca la presencia de la comadreja, el zorro, y el jabalí.

Buscador





Ruralsierrasol.es todos los derechos reservados, Rural Sierra y Sol Camino de la Estación, 6 / Tel. 952 071 216 / Fax 952 274 331 / 29710 - Periana (Málaga). CIF B-92753649 CIAN:293046-2