Cortijo del Jaral - Puerto de Cómpeta

Cortijo del Jaral - Puerto de Cómpeta


Alhama de granada, Granada


DESCRIPCIÓN


 Por su largo recorrido recomendamos hacerlo a pie en varios tramos, o en vehículo apropiado, es apto también para rutas a caballo y en bicicleta. Comenzamos en el extremo norte cerca del Boquete de Zafarraya, en el Cortijo del Jaral, donde actualmente existe un espeso encinar a 960 m. de altura, al que accedemos por una desviación de la carretera comarcal de Alhama o C-335. Tomamos hacia los Cortijos de Luna y Valdeiglesias, y dejamos el acceso de la cantera al pie del Cerro Pimiento, para acercarnos al pinar en el Cortijo del Huerto de Navas, al Arroyo de los Tejos y al Cortijo del Alcornocal. Pasamos por el Cerro de las Águilas (1.235 m) al Arroyo de los Presillejos, en las Fuentes del Robledal, y tomamos el carril que lleva a la zona recreativa de El Robledal (1.102 m). Proseguimos por una pista en buen estado hasta llegar al Arroyo de la Cueva de la Parra, en los alrededores del Cortijo del Cerezal, posteriormente volvemos por el carril a la Venta de Palma. Seguimos en medio de un robledal adehesado para llegar al Cortijo de Quintana, y luego en las captaciones del río Alhama, al Cortijo de Los Nacimientos (1.000 m). Desde allí y río abajo pronto nos introducimos a la izquierda por un carril que va al paraje Las Cañadas. Tomamos la pista del Barranco de Malinfierno (que procede de Játar) en el Río Alhama también llamado Marchaní. Este valle se va cerrando y el carril cruza el Barranco del Potril y llega al Collado de los Carneros (1.512 m). Ya en la divisoria de aguas y límite de provincia con Málaga, una pista que va por los Tajos de la Chapa y dejándola a la izquierda (hacia La Resinera) bajarnos al Puerto de Cómpeta (1.407 m). Otra opción consiste en tomar el carril del Puerto de Cómpeta desde la Resinera, remontando el Arroyo de Añales. Cruzamos así varios de los itinerarios “de ascenso” propuestos anteriormente, y con la posibilidad de enlazarlos y crear nuevas variantes según las preferencias de visita. 

Cortijo del Jaral
 

La primera desviación que hacemos desde Ventas de Zafanaya nos llevará a los alrededores de una cantera donde se explotan mármoles con biotita, constituyente principal de la sierra. En el camino encontramos un encinar con algunos quejigos entremezclados acompañados de aulagas, matagallos, zamarrillas y jaras blancas entre otros.
Entre los reptiles hay que mencionar la presencia de especies como la culebra de escalera y la culebra de herradura. En las áreas más abiertas, dominadas por matorral, es posible detectar la presencia de alguna víbora hocicuda, prefiriendo los espacios con menor cobertura vegetal. Del amplio conjunto de especies de aves que pueden observarse en esta zona hay que destacar por su abundancia o por su singularidad algunas como la paloma torcaz, la perdiz, el pito real, el agateador común, el halcón peregrino,el  carbonero común, el herrerillo, el reyezuelo listado, el escribano montesino, el pinzón vulgar, el verdecillo, el chochín, la curruca carrasqueña, el mosquitero papialbo, el zarcero común, el ruiseñor común, el petirrojo, el alcaudón común, el arrendajo y el  papamoscas gris. Entre los mamíferos, es posible encontrar el tejón, el gato montés, el zorro, la gineta, el conejo, la liebre y la comadreja, siendo relativamente frecuente encontrar bañas y huellas de jabalí. 

Cortijo del Alcornocal
 

Este lugar se encuentra en los alrededores de la Alcaicería, zona que ha de atravesarse para los restantes itinerarios de la umbría de Sierra Tejeda. Actualmente sólo encontramos en el lugar una hacienda, pero en otros tiempos debió ser un importante lugar. La palabra árabe  castellanizada, ha dado lugar a “alcaicería”, que designaba una institución comercial y el edificio o conjunto de edificios que albergaba un amplio y público establecimiento comercial, que vendía la seda cruda, o en rama.
La vegetación dominante en la zona es un alcornocal con encinas y quejigos. El sotobosque está formado por peonías, rubias, torviscos, escaramujos, rascaviejas, escobones, jaras, cantuesos, siemprevivas, cardos de espinas amarillas, tomillos, matagallos y rompebarrigas.En cuanto a la fauna, es muy similar a la zona anterior.  

Barranco de los Tejos
 

El matorral va variando río arriba, en la base, además de algunos ejemplares achaparrados de encinas con peonías, aparece un coscojar acompañada por majuelos, cardos de espinas amarillas, romeros, tomillos, manzanillas yesqueras, ligas, artemisias y lastones. A medida que ascendemos vamos encontrando nuevas especies, como el agracejo, la alhucema lanosa y algunos tejos.
En conjunto se trata de una zona de elevada diversidad, entre los reptiles hay que mencionar la presencia de especies como la culebra de escalera y de herradura. Del amplio conjunto de especies de aves hay que destacar por su abundancia o por su singularidad algunas como la paloma torcaz, la perdiz, el agateador, el gavilán, el halcón peregrino, el búho real, el cárabo, el carbonero común, el carbonero garrapinos, el herrerillo, el escribano montesino, el pinzón, el verdecillo, el chochín, la curruca carrasqueña, el mosquitero papialbo, el zarcero común, el mirlo, el ruiseñor común, el petirrojo, el alcaudón común, el arrendajo y el papamoscas gris. Entre los mamíferos, es posible encontrar un amplio conjunto de especies, entre las que hay que citar el tejón, el gato montés, el zorro, la gineta, el conejo, la liebre y la comadreja,  siendo relativamente frecuente encontrar bañas y huellas de jabalí. En la zona de pinar se han encontrado también algunas ardillas comunes.                                 

Cortijo del Robledal
 

Salimos a la carretera de Alhama y, al llegar a la Alcaicería, tomamos el carril que sigue hacia el oeste en dirección del Robledal. Por el camino encontraremos dos desviaciones a la izquierda, que dejamos para seguir siempre por la derecha, hasta llegar a la zona recreativa del Robledal. Por el camino hemos ido viendo por la derecha el Arroyo de las Piedras, que va hacia el poljé de Zafarraya y a la altura del Robledal se le une el Arroyo de los Presillejos.
Esta vegetación es un alcornocal, acompañados de encinas y quejigos.
A nivel zoológico se trata de una zona diversa y rica, que junto con la anterior nos da una buena imagen de la fauna de la cara norte de Sierra Tejeda. En cuanto a los vertebrados, la comunidad de anfibios se encuentra representada en este punto del itinerario por el máximo número de especies, con especies de elevado interés como el tritón jaspedado, el  gallipato y la salamandra.  De la comunidad de reptiles hay que mencionar la presencia del lagarto ocelado  y la culebra de collar. De las aves, destacan algunas como el águila culebrera, el cernícalo vulgar, el gavilán, el alcaudón real, la urraca, la bisbita, el verdecillo, la curruca carrasqueña, el mosquitero papialbo, el mirlo,  el carbonero común, el carbonero garrapinos, el herrerillo, el reyezuelo listado, el pinzón vulgar, el petirrojo y el papamoscas gris. Entre los mamíferos la presencia de  ardillas comunes a las que acompañan zorros y ginetas. 

Cortijo El Cerezal
 

Tomando un carril que se dirige hacia el este, llegamos a una zona baja, rica en vegetación, próxima al Cortijo El Cerezal.
La vegetación es un robledal con rascaviejas, del que apenas queda algún que otro pie disperso de roble melojo, siendo más abundante su matorral asociado, formado, por rascaviejas, helechos, majuelos, torviscos hembras, madreselvas, agracejos, escaramujos y algún que otro arce, tejo o mostajo. Las especies de reptiles son similares a la zona anterior. Entre las aves hay que destacar la presencia del cernícalo vulgar, la collalba negra, el pardillo común, el escribano montesino, la curruca rabilarga, la curruca cabecinegra, la perdiz, el roquero solitario y el petirrojo. De los mamíferos destaca la presencia de tejón y conejos. 

Cortijo Quintana
 

Desde el Cerezal seguimos el carril hasta que alcanzamos el Cortijo de Quintana. En algunos puntos encontramos bosquetes de melojos, aunque esta situación es rara. Lo más destacable es la presencia de alcornoques, aunque no faltan las encinas e incluso quejigos. El sotobosque está formado por rubias, torviscos, escaramujos, rascaviejas, escobones, jaras pringosas, jaras laurel, jaras morisca, jaras blancas, cantuesos, siemprevivas, cardos de espinas amarillas y aulagas.
En cuanto a la fauna, entre los reptiles destaca la culebra de escalera y la culebra de herradura. De la comunidad de aves hay que mencionar a la tarabilla, el chochín, el verderón, el jilguero, el pinzón, la bisbita común, la lavandera blanca, el  alcaudón real, el carbonero común, la perdiz, el mirlo, la urraca, el arrendajo. De la amplia comunidad de mamíferos que se encuentran presentes hay que citar a la garduña, el tejón, el zorro, la gineta, el jabalí, el conejo y la liebre. 

Barranco de Malinfierno
 

Siguiendo el carril en dirección este, pronto alcanzamos el Cortijo de los Nacimientos. En esta zona aparece el río Alhama que forma un barranco conocido como Barranco de Malinfierno. Tomamos un carril que sube por la ladera de la vertiente derecha. El carril nos permite adentrarnos en este valle fuertemente encajado, permitiendo contemplar un río cuya fuerza se ha querido frenar con la construcción de diques de piedras reforzados con alambre. En el lecho se ven remansos que forman pozas donde se remansa el agua y cae por rebose formando pequeñas cascadas.
En la zona de Los Nacimientos encontramos un jaral acompañado de cantuesos y tomillos. Ya en el Río Alhama, y en las zonas más remansadas se desarrollan especies como los berros, mentas y juncos. En los suelos muy húmedos de las riberas, se desarrolla un juncal. Sobre las laderas  del Barranco de Malinfiemo, en parte repobladas de pinos resineros, se desarrolla un espinar con agracejos, aulagas, torviscos, espartos, lastones, romeros, siemprevivas y jarillas calcófilas. En las paredes se aplican en ocasiones las hiedra y eventualmente se advierte alguna higuera silvestre y más arriba, la existencia de sabinas y  algunos tejos.
De la fauna, entre los reptiles están presentes el lagarto ocelado y la culebra de herradura. A lo largo de este barranco podremos obtener un catálogo interesante de las especies de aves de la zona noreste de Sierra Tejeda, en el que destacan especies como el gorrión chillón, el roquero solitario, la curruca rabilarga, la perdiz, el búho real, el mirlo, la collalba rubia, la collalba negra, el colirrojo tizón, la curruca cabecinegra, el mosquitero común, el escribano montesino, el pardillo común y el pinzón vulgar. De los mamíferos hay que mencionar al jabalí, el zorro, la gineta y la cabra montés. 

Puerto de Cómpeta
 

El último trayecto que describimos en este recorrido perimetral por la falda norte, lo realizamos justamente por lo que convencionalmente hemos considerado que es el límite oriental de la Sierra de Tejeda, donde entra en contacto con la Sierra de Almijara: el valle del Arroyo Añales, un arroyo que vierte en el Embalse de los Bermejales y que tiene su nacimiento en el Puerto de Cómpeta. En este lugar, aparece un matorral de gran altura, en el que sobresale, por su dominio y abundancia, el cenizo o rascavieja, acompañado por aulagas, zarzas, helechos, cardos de espinas amarilla, tomillos, escobones, majuelos y cantuesos.

De la fauna de reptiles presentes hay que mencionar a la coronela meridional, el lagarto ocelado y la culebra bastarda. De la comunidad de aves destacamos la presencia del águila perdicera, el ratonero común, el halcón peregrino, el cernícalo común, el arrendajo, la chova piquirroja, la alondra común, el pardillo común, el escribano montesino y la curruca rabilarga. No nos resultará difícil detectar la presencia de algún pequeño grupo de cabras monteses.

Buscador





Ruralsierrasol.es todos los derechos reservados, Rural Sierra y Sol Camino de la Estación, 6 / Tel. 952 071 216 / Fax 952 274 331 / 29710 - Periana (Málaga). CIF B-92753649 CIAN:293046-2