Río Patamalara - El Acebuchal

Río Patamalara - El Acebuchal


Frigiliana, Málaga


DESCRIPCIÓN


Sendero de sentido transversal que alcanza el Puerto de Frigiliana, punto mas bajo de la divisoria de aguas de Sierra Almijara y paso obligado de los caminos de la costa hacia el interior granadino. En nuestro caso nos aproximamos por la cabecera del Río Torrox y su principal afluente, el Arroyo del Acebuchal, recuperando itinerarios pecuarios y de arriería. Por tanto Frigiliana y Torrox son las localidades de referencia para esta ruta, y ocasionalmente Arenas del Rey si se realiza la salida por la vertiente norte del puerto.
Para acceder al punto de inicio de este itinerario, debemos partir de una carretera que se toma desde Torrox hacia Cómpeta. Al llegar al kilómetro 10 en Puerto Pulido (460 m.), se abre un carril a la derecha que nos conduce a la zona conocida como la Fábrica de Cómpeta (420 m.), en la cabecera del Río Patamalara (nacimiento del Río Torrox). Desde aquí se sigue el carril en dirección norte casi por el cauce, hasta que cuando aquél asciende tomamos una acequia por el margen derecho, que tras 1 km. pasa por el Peñón de los Hornos, pequeña elevación en el margen izquierdo del río. Sobre él asciende una vereda, que va dominando un amplio panorama  como es El Daire, Venta del Mirlo y Casa de la Mina, hasta alcanzar el Puerto  Blanquillo (725 m.). Este cruce de caminos nos permite ir hacia Cómpeta o Frigiliana, o bien tomar el carril que prosigue hacia el noreste, bordeando la base del Cerro de las Tres Cruces, hasta llegar al Collado Blanquillo (830 m.). Ahora entramos en la cuenca del Río Higuerón, con una panorámica abierta y agreste hacia el Cerro Cisne y Raspón de los Moriscos. Cruzamos el Barranco del Perro, observamos la Venta Camila, ruinas a la izquierda del carril y vadeamos los Barrancos de Bartolo y del Atajo, verdaderos cauces de partida del Río Higuerón. En el último de ellos, dejamos el carril desde donde se toma una senda que asciende hacia el norte, pasando junto a las ruinas de Venta Panaderos (1.000 m), Los Caracolillos, y el Barranco de las Angustias. Por su pedregoso cauce coronamos finalmente el Puerto de Frigiliana (1.242 m.).
De retorno volvemos por la misma senda a Venta Panaderos, pero luego por un carril proseguimos al sureste, hacia la base de Cerro Cisne. Llegamos de nuevo al Barranco de las Angustias, hasta su confluencia con el Río Higuerón en un helipuerto y depósito antiincendios. Este no es mal lugar para ascender como opción al Cerro Cisne, por una torrentera que luego es un empinado canchal, relativamente transitable. Desde allí parte también al este la Vereda del Puerto de los Umbrales, que retomamos a la inversa para alcanzar de nuevo el Collado Blanquillo. En el tomamos la senda y vereda de ganados que desciende hasta Venta Cebollera (620 m.). Por el cauce del arroyo llegamos al Acebuchal Alto, aldea con dos grupos de casas que bordean el camino. Mientras otros carriles van hacia Frigiliana , nosotros buscamos el de Torrox, hasta que en la confluencia con el río del mismo nombre hallamos las ruinas del Molino de Blas. Un carril asciende para llegar de nuevo a Puerto Pulido. 

Río Patamalara
 

Es en realidad  el tramo más alto del Río Torrox, que aquí reúne las aguas del Barranco Moreno y del Arroyo de los Pradillos. Es una zona en la que históricamente se ha aprovechado la energía hidráulica para producir electricidad. Testimonio de ello es la existencia de dos transformadores, uno aguas arriba  y otro aguas abajo, actualmente abandonadas. La zona que visitamos presenta un valle encajado con laderas de pendiente superior a 45º  y en algunos puntos cercanos a 90º.
En esta zona domina una vegetación asociada al cauce permanente del río. Destaca la abundancia de adelfas, zarzas y rosales.
La abundancia de matorral posibilita detectar no sólo a especies como la culebra de agua, sino también a otras de hábitat más secos y áridos como el lagarto ocelado y la culebra de herradura. Entre las aves podremos observar un conjunto amplio de especies, de las que destacamos la abubilla, la perdiz, el cernícalo, el búho real, el ruiseñor, el abejarruco, el verdecillo y el pinzón vulgar. Entre los mamíferos hay que mencionar la presencia de erizos, comadrejas, musarañas, zorros y ginetas. 

Peñón de los Hornos y Puerto Blanquillo
 

Son corrientes los derrubios de ladera, formando brechas. Después de Puerto Blanquillo, el camino bordea la base del Cerro de las Tres Cruces, imponente mole formada por mármoles, donde se desarrolla un aulagar.
Las condiciones menos húmedas que en la zona anterior se muestran en la composición de la comunidad que podremos observar. Entre los reptiles hay que destacar la presencia del lagarto ocelado y la culebra de herradura. De la comunidad de aves hay que mencionar a especies como la perdiz, el cernícalo, el pinzón, el herrerillo, el carbonero y la curruca rabilarga. Entre los mamíferos, el zorro.  

Las Ventas
 

Por el camino hacia Venta Panadero encontramos algunas fuentes que han ido formando, en distintos puntos, formaciones más o menos grandes de tobas. Venta Panadero se encuentra al fondo de un barranco de fuerte pendiente que proviene del Cerro Lucero.
Por Venta Camila y hasta Venta Panadero, encontramos un pinar muy aclarado de pino negral, en el que se puede identificar garbancillos, romeros, bolinas, cardo de espinas amarillas, torviscos, enebros, albaidas, aulagas, ajedreas, jaras blancas, espinos, tomillos mejorana, lastoncillos, jarillas, siemprevivas, cornicabras, cardos y helechos. Sobre las rocas secas se instala la hedionda. La subida al Puerto de Frigiliana por Venta Panadero transcurre por una zona con casi ningún desarrollo de suelo, dominado por un pedregal suelto de mármoles. Ello condiciona la vegetación climática, que cede el sitio a un matorral en los amplios claros que dejan los pinos negrales.
Se trata de una zona rica a nivel faunístico, incluyéndose para este punto además aquellas especies que podremos observar en dirección a él. De los reptiles destacamos la presencia de la culebra bastarda y la coronela meridional, aunque esta última resulta más difícil de observar por tener hábitos más nocturnos que la anterior. De las aves de la zona hay que citar al águila perdicera, el halcón peregrino, el cernícalo vulgar, la collalba negra, el ruiseñor común y el escribano montesino. 

Puerto de Frigiliana
 

En la umbría abunda un pinar de pino negral o resinero, junto a él se desarrolla una vegetación  de altura, el sabinar junto a espinos.
De los reptiles presentes hay que mencionar a la coronela meridional, el lagarto ocelado y la culebra bastarda. De la comunidad de aves destacamos la presencia de halcones, cernícalos comunes, chovas piquirrojas, pardillos comunes, escribanos montesinos y currucas rabilargas. Será también posible detectar la presencia de algún pequeño grupo de cabras monteses. 

El Cisne
 

Este cerro es una imponente mole aparentemente inaccesible que se eleva en el arranque de la Sierra de Enmedio, dejando hacia el este la cabecera del río Chillar y hacia el oeste la cabecera del río Higuerón. En este lugar se refugiaron durante algún tiempo milicianos de la resistencia (maquis) en la postguerra española, seguramente controlados desde la cima del cercano Raspón de los Moriscos, cuyas ruinas del acuartelamiento se divisan aún desde aquí.
El ascenso al Cisne se realiza a través de un aulagar con jarillas, y además jarillas calcícolas, bojes, sanamudas, romeros, vulnerarias y zamarrillas. A 1.400 m. todavía se advierten estos elementos, junto a espartos y jaras blancas. Ya en el collado de la cima, desaparece el boj, permaneciendo los demás y apareciendo la alhucema lanosa. De la comunidad de aves que podremos observar hay que destacar el halcón peregrino, el águila real, el cernícalo vulgar, la perdiz, la cogujada montesina, la collalba rubia, el colirrojo tizón y el pardillo común. Entre los mamíferos podremos ver huellas de zorros  y garduña. 

El Acebuchal

 

Volviendo sobre nuestros pasos llegamos al Collado de Paez Blanca, desde donde tomamos el carril que baja al barranco y, tras pasar por Venta Cebollera, llegamos a las aldeas del Acebuchal. Estas aldeas fantasmas durante un tiempo del municipio de Cómpeta, es un testimonio de la evolución histórica de la economía local ligada a la sierra. Nacido a principios del siglo XVIII, en un cruce de caminos a los pies del puerto de Frigiliana, por donde los arrieros llegaban hasta Granada con el pescado y los frutos extra tempranos del litoral. Tan sólo diez años antes de su total desocupación, en 1958, llegó a alcanzar los 180 habitantes, 42 viviendas y 20 cortijos. Con la mejora de las comunicaciones, el paso por el Puerto de Frigiliana careció de su relevancia histórica, obligando a sus moradores a buscar otros medios de vida en los pueblos más cercanos. No obstante, en la actualidad, la sierra vuelve a tener unas nuevas posibilidades económicas con la emergencia del turismo. Por ello, algunos de sus propietarios, con apoyo del consistorio de Cómpeta, han llevado a cabo proyectos de rehabilitación y reconstrucción, dentro del contexto del turismo rural.

Buscador





Ruralsierrasol.es todos los derechos reservados, Rural Sierra y Sol Camino de la Estación, 6 / Tel. 952 071 216 / Fax 952 274 331 / 29710 - Periana (Málaga). CIF B-92753649 CIAN:293046-2