Río de la Miel - Tajo de los Escobales

Río de la Miel - Tajo de los Escobales


Nerja, Málaga


DESCRIPCIÓN


 Este recorrido enlaza enclaves de interés en esta zona muy cultivada y transformada entre los términos de Nerja y Almuñecar y en su mayor parte tangente a la actual delimitación del Parque Natural. Puede realizarse en bicicleta de montaña e inclusoen vehículo de tracción a las cuatro ruedas. Se caracteriza por la existencia de lomas y barrancos muy pendientes pero con cumbres redondeadas, excepto en algunos de los puntales o espolones, inicio ya de las cumbres serranas.
Para alcanzar el punto de partida, tomamos la carretera nacional 340, desviándonos en el km. 298,5 por la carretera del Río de la Miel, en la zona más densa de cortijos y fincas de cultivos de regadío. A la izquierda, poco antes del final de la misma, parte un carril de tierra que conduce a las viviendas y cortijos de la cabecera de este río, bordeándolo siempre por su margen derecho. De este modo, en un entorno ya de la sierra, se alcanza la zona del Cortijo del Nacimiento (575 m.), desde donde se prosigue hacia el este, subiendo hacia un collado que alcanza el límite interprovincial en la Vereda de las Cuadrillas (726 m.). Al norte vemos el Peñón de los Castillejos (937 m.), fortificación natural que atajamos por la falda sureste, recorriendo algunos de los puntos más significativos de este notable yacimiento y vigía del litoral.
Desde aquí, bajando por el mismo lugar, podemos seguir el carril hacia el norte, ya en la provincia de Granada, para alcanzar el Barranco de los Gigantes, que baja del cerro del mismo nombre y posee una espectacular cascada. Avanzamos hasta un pozo  y volvernos buscando un camino que baja al Cortijo de la Bóveda y a la aldea de El Rescate. Cruzamos el cauce del Río Jate. En el margen opuesto, a la izquierda, ascendemos la Loma de los Martínez, donde una carreterita da acceso al Cortijo de los Escobales y al Cortijo de la Sierra, actualmente conocido como zona recreativa de Peña Escrita, con un recinto de animales salvajes y con diversos servicios e instalaciones turísticas. Ahora ascendemos por una empinada pista al noreste, para alcanzar una zona escarpada conocida como Tajo de los Escobales (1.169 m.), que vemos durante todo el trayecto dominando estos valles. Podemos observar a nuestros pies, La Herradura, Almuñécar y el Valle de Jate; al norte la cuenca del Río Verde y los Cerros del Gitano, Jaloche y Lopera, y al poniente el macizo de Navachica. Desde aquí podemos volver sobre nuestros pasos, o por Almuñécar, de nuevo a la carretera Nacional 340. 

Río de la Miel
 

Aguas abajo, próximas a la desembocadura del río, se encuentran las minas del Molino de Papel, antigua fábrica de papel que data del año 1799 y funcionaba con tres ruedas y dos tinas que se movían con el agua del río de la Miel, esta fábrica estuvo funcionando hasta principios del siglo XX. Este molino era movido por tres ruedas verticales, de gravedad o cangilones, alimentadas mediante la derivación del recurso de agua por acequias. Aguas arriba, aunque ya en desuso, podemos ver los restos del Molino de Martín, antiguo molino harinero que era movido por una rueda, alimentada desde la derivación de agua por acequia.
El río de la Miel, uno de los cursos más regulares de toda la Sierra de Almijara, nace a pocos kilómetros de aquí en la zona conocida como Cortijo de los Nacimientos, al pie de los Castillejos.
En primer lugar aparece un jaral de bolinas, acompañadas de palmitos, retamas, tomillos andaluces, cantuesos, espliegos, cerrillos, artemisias y albaidas.
La abundancia de matorral en el contacto con la zona de ribera posibilita detectar no sólo a la culebra de agua, sino también a otras de hábitat más secos y áridos como el lagarto ocelado y la culebra de herradura. Entre las aves podremos observar un conjunto amplio de especies, de las que hay que destacar a la abubilla, la perdiz, el cernícalo, el mochuelo, el ruiseñor, el verdecillo, el pinzón, el chochín, el herrerillo, el carbonero, el ruiseñor, el petirrojo, la collalba rubia, el mirlo, la lavandera cascadeña, la curruca capirotada y la curruca cabecinegra. Entre los mamíferos hay que mencionar la presencia del erizo, la comadreja, la musaraña, el zorro y la gineta. 

Los Castillejos
 

Este cerro, con una altura de 932 m y a una distancia de la costa de unos 7 kilómetros, en plena divisoria interprovincial, es un lugar privilegiado desde el punto de vista militar. Probablemente por ello, y según señalan antiguas crónicas, desde el principio de la invasión árabe y con el apoyo logístico de los descendientes y partidarios del rey Witiza y su hijo Aquila, se construyó una torre fortaleza a la que después de la reconquista los cristianos le adosaron un pequeño castillo. Según algunos cronistas locales, este lugar desempeñó un importante papel de albergue del nieto del Califa de Damasco, Abderramán I (Abederramán Ben Moaviah Ben Hixem) tras su desembarco, en el año 755, en la cercana cala de La Herradura. Desde esta época el valle del Río de la Miel tuvo una importante actividad agrícola, tomando relevancia en la época nazarita, de la que son testimonios los numerosos restos de enterramientos encontrados en la cuenca del Río de la Miel y en la falda de Los Castillejos.
Se trata de un pequeño castillo de planta irregular adaptándose a la orografía del sitio. Su fácil defensa natural, pegado a la montaña en un sitio de difícil acceso y de pronunciado escarpe hacía innecesario la construcción de lienzos de murallas en gran parte de este peñón. En la zona más baja se documentan varios muros de piedra seca y fragmentos de tejas, muestras evidentes de la existencia de un poblado de cierta extensión. En la zona alta del peñón es donde encontramos un mayor número de vestigios materiales, confirmando que fue utilizado como reducto defensivo. Se conservan los restos de dos lienzos de muralla. Además se localizan dos aljibes de diferentes dimensiones. La cerámica le confiere una cronología entre los siglos X hasta el XI. Debió estar controlado inicialmente por grupos feudales enfrentados al califato cordobés.
Desde este lugar se pueden divisar espléndidas vistas del litoral, además de la sierra a ambos lados. La subida por la ladera, nos vuelve a mostrar elementos del jaral de bolinas.
 
Entre las especies de reptiles que podremos encontrar, destacan el lagarto ocelado y la culebra (de escalera, de herradura y bastarda). De la comunidad de aves hay que destacar especies como la perdiz, el cernícalo, la cogujada montesina, la lavandera blanca, la tarabilla, la collalba rubia, el jilguero, el verdecillo, el pinzón, el verderón, el carbonero y el mirlo. A la caída de la tarde será posible detectar la silueta en vuelo del chotacabras pardo. Entre los mamíferos será fácil de encontrar las marcas de zorro, conejo y tejón.                                                                                                         

Barranco Los Gigantes y Caserío del Rescate
 
Con elementos comunes y diferenciales en los grandes claros dejados por un escaso pinar de pino carrasco. En la zona domina el retamar, los bojes se encuentran entremezclados con aulagas, romeros, manzanillas yesqueras, espartos y palmitos. En las vaguadas aparece un adelfar con carrizos y cañas.
Entre los reptiles hay que destacar la presencia de lagarto ocelado, la culebrilla ciega, la culebra de escalera y la culebra de herradura. De la comunidad de aves hay que mencionar a especies como el águila perdicera, la perdiz, el mosquitero papialbo, el avión roquero, la cogujada montesina, la tarabilla, el roquero solitario, el pinzón, el carbonero, el herrerillo y la curruca rabilarga. Entre los mamíferos podrán detectarse la presencia del zorro, el conejo, la gineta y la comadreja.  

Tajo de los Escobales
 

Alcanzamos el Tajo de los Escobales a través de la finca de la Piedra Escrita, especie de recinto con vallado cinegético autodenominado “Recinto ecológico” destinado a la cría de mamíferos salvajes, estando en plena libertad rebaños de gamos, ciervos y muflones, y en recintos cerrados, cabras monteses, avestruces, y algún felino. La estructura geológica da lugar a un relieve muy agreste. Desde la cima se puede observar el resto de la Sierra de Almijara, de manera que al fondo se puede divisar la carretera de la Cabra.
El primer trayecto por la umbría discurre a través de un espinar de garbancillos con cantuesos, jaras pringosas, jaras blancas, aulagas, torviscos, cerrillos, jaras negras, espinos, espárragos, matagallos, jaras moriscas y jaguarzos. Pronto empezamos a ver el tránsito a un retamar con jarillas calcícolas, manzanillas, jaras blancas, aulagas, enebros, romeros, ejemplares arbustivos de encinas, lastones, manzanillas perrunas y alguna alhucema lanosa. Directamente relacionado con el roquedo y colonizando las cimas, aparece el espino  tapizando las rocas, así como vulneraria de Tejeda, criadillas de ratón, ligas, uñas de gato, paroniquias, armerias y sanguisorbas. Entre las mariposas, se ve sobrevolar a especies como Lasiommata megera viridissima, Melitea didyma occidentalis, Coenonympha dorus andalusica, Euch loe crameri y Pieris napi meridionalis.
De los reptiles presentes hay que mencionar a la coronela meridional, la lagartija ibérica, el lagarto ocelado y la culebra bastarda. De la comunidad de aves, destacamos la presencia del águila perdicera, la perdiz, el halcón peregrino, el águila culebrera, el ratonero común, el cernícalo vulgar, la chova piquirroja, el vencejo real, el pardillo común, el escribano montesino, el avión roquero, la cogujada montesina, el gorrión chillón, el roquero solitario y la curruca rabilarga. Enfre los mamíferos presentes hay que mencionar la garduña y el zorro, siendo posible ver por su cara norte algún pequeño grupo de cabras monteses.

Buscador





Ruralsierrasol.es todos los derechos reservados, Rural Sierra y Sol Camino de la Estación, 6 / Tel. 952 071 216 / Fax 952 274 331 / 29710 - Periana (Málaga). CIF B-92753649 CIAN:293046-2