Embalse de Los Bermejales - Prados de Lopera

Embalse de Los Bermejales - Prados de Lopera


Arenas del rey, Granada


DESCRIPCIÓN


Este itinerario es de largo recorrido, por lo que aconsejamos el uso de algún medio de transporte como la bicicleta de monta ña o un vehículo  tipo todo terreno, siendo necesario en varios tramos pedir permiso o concertar la visita con los agentes forestales de la zona, pues hay accesos restringidos con cadena. Abarcamos toda la umbría de la Sierra Almijara y ello supone una travesía que nos da una visión completa de las zonas bajas de la cordillera. Los cuatro pueblos del entorno del embalse (Játar, Arenas del Rey, Fornes y Jayena) son buenas referencias de partida y retomo para nuestra ruta.
Para acceder al punto de inicio, nos dirigirnos, desde Alhama de Granada o a través de Arenas del Rey-Fornes, al entorno del Embalse de los Bermejales, fuera del Parque Natural pero que en sí tiene gran interés naturalístico, constituyendo su vaso siempre a plena capacidad un buen humedal, y sus riberas soberbios pinares y alamedas. Desde su cola tomamos el carril de la Resinera, antigua instalación industrial y hoy centro de conservación y vivero del parque. La pista prosigue en dirección sur, hacia la sierra, siguiendo el curso del río Cacín, pero pronto encontramos una bifurcación, con dos opciones igualmente válidas para realizar el mismo itinerario. Si tomamos la que se dirige a la izquierda (a la derecha se va al Puerto de Frigiliana) ascendemos a los Llanos de la Plancha, amplia meseta que culmina a 1.178 m., y al pie del Cerro Masajate (1.292 m.) identificable por su vértice. Lo bordeamos para llegar a los Prados de Machiche, al pie del Alto del Aguila. A 600 m. de allí un desvío a la derecha nos lleva a las casas de las Tejadillas Oscuras (1.220 m.), abandonadas pero utilizables como refugio, y al pie del Puerto de la Ventosilla. Si continuamos el ascenso llegamos al pie del Salto del Caballo, mirador visitado en otro itinerario, y un poco más al oeste el Cortijo y Loma de Ubares. Una pista nos trae de nuevo desde el Río Cacín (opción segunda también válida de recorrido), y retornamos de nuevo hacia Machiche. Tras este desvío la pista principal va a cruzar el Río Cebollón por un puente de considerable altura.
Luego nos dirigimos hacia el Cerro del Triunfo y bajamos al cauce del Barranco de Cabañeros, que baja del cerro del mismo nombre, y encontramos el Cortijo de Cabañeros tras dejar de nuevo la pista principal. Un camino hacia el sur nos asciende a un collado de 1.320 m. ya en la Cueva de Colica, con las ruinas de un cortijo y un aprisco en su abertura. Nos incorporamos al carril que viene del Cortijo de la Almijara, pero seguimos hacia el sur y ascendiendo unos 2 km. hasta el Cerro del Sol (1.474 m.). Desde allí alcanzamos la base del Alto de los Buitres (1.612 m.) y el conocido como Camino de los Hundideros se queda en los 1.540 m., acceso hacia la Cuesta del Espartal y la Cuesta del Cielo ya en la Sierra de Nerja. También es  acceso al Cerro Navachica y a las elevaciones de su entorno. Nuestro itinerario sigue volviendo sobre nuestros pasos y la pista nos llevará al Cortijo de Almijara (1.180 m.), en el arroyo del mismo nombre y que le da nombre a estas sierras, y más abajo se incorporan caminos desde el Cortijo Cabañeros (por el oeste) y la Cueva de Funes (por el este), para cruzar el arroyo y ascender la Cuesta de las Pulgas (1.300 m.) que abre el paisaje suave de los Prados de Lopera, hasta llegar a su cortijo, y a la carretera local de Granada a Almuñécar (carretera de la Cabra) en su km. 27, por la que podemos regresar a nuestro punto de partida, pasando por Jayena y Fornes. 

Embalse de los Bermejales
 

Aunque esta zona se sale del perímetro del Parque Natural de Tejeda¬Almijara, consideramos que su proximidad y relación hidrológica con la Sierra de Almijara, así como su riqueza biológica, merece ser visitada como primer hito en este largo recorrido por la parte granadina de la Sierra de Almijara.
En el cercano paraje del Barranco del Espiralejo y el denominado núcleo urbano del Pantano de los Bermejales, se descubrió en el año 1964, y provocado por el descenso del nivel de las aguas, un sepulcro megalítico de grandes dimensiones. Las labores de investigación desarrollado en este contexto, han posibilitado localizar una necrópolis megalítica, que se extiende en un territorio de unos 3 km de longitud por un 1 km de anchura, con un total de 14 enterramientos. En la que se distinguen siete agrupaciones distribuidas a ambos márgenes del río Cacín así como en la cabecera del embalse. El primer grupo está constituido por un sepulcro y una cámara megalítica localizada hacia el oeste, que es el ente¬rramiento que nos interesa y que fue el primero encontrado e investigado.Este sepulcro galería, construido por una veintena de grandes lajas, tiene una longitud máxima de unos 9,45 m, mientras que su anchura máxima comprende los 2 m. Cuenta con dos puertas que seccionan la galería en tres tramos. El primer espacio corresponde a un atrio abierto al exterior, de forma trapezoidal. El segundo espacio definido, de forma rectangular, está limitado por las dos puertas existentes en el sepulcro, pudiéndose considerar como un área transicional, pero que pudo contener determinados enterramientos. El último espacio, también rectangular, asume la función de cámara. Tuvo una estructura tumular que no se conserva. Las inhumaciones y los ajuares presentaban un escaso índice de conservación, como consecuencia del proceso de degradación de las aguas del pantano. Al oeste de este último se encuentra un segundo agrupamiento, compuesto por cinco cistas megalíticas. Un tercer grupo, al norte del anterior, se localiza en las inmediaciones del actual Cortijo de los Vínculos, formado por una cámara y un sepulcro de corredor. Frente al anterior, al otro lado del río Alhama, en dirección noreste, cercano al Cortijo de la Navilla, se localiza el cuarto agrupamiento representado por un sepulcro de corredor y una cista. Ligeramente al noreste y de nuevo en el margen contrario al Cacín, cerca del Cortijo Liñán, se extiende el quinto núcleo constituido por un sepulcro de corredor y una cámara megalítica. Frente a este conjunto, en el margen opuesto, hacia el noreste, se concentraría el sexto conjunto, enclavado en la zona meridional del Cortijo del Cura, compuesto por dos cámaras megalíticas y una cista. Al noreste, en el mismo margen, el último de los agrupamientos de la necrópolis, corresponde a la zona septentrional del Cortijo del Cura, ya en el término municipal de Alhama de Granada, formado por una cámara megalítica y tres  cistas que en la actualidad han desaparecido. Esta necrópolis debió construirse  en un momento del Neolítico Final, siendo abandonada avanzada la Edad del Bronce. Si bien la mayoría de los sepulcros serían utilizados durante toda la Edad del Cobre.
Este embalse, inaugurado en 1961, tiene una capacidad de 104 hectómetros cúbicos y recoge aguas de los ríos Cebollón, Alhama, Vacar, Venta del Vicario y Añales (que al unirse forman el Cacín) y su función principal es la de regular el agua para abastecimiento y riego de la comarca del Temple. Forestado en todo su perímetro con pinos, cuenta con zonas recreativas, cámping y pequeñas “playas” que le convierten en un lugar preferente para muchos visitantes. Desde el punto de vista geológico es destacable el enorme cañón abierto por el río Cacín aguas abajo, que se puede contemplar desde la misma presa. Este cañón continúa hasta alcanzar la localidad de Alhama de Granada, donde se abre y más abajo se le unen las aguas termales sulfurosas que dieron lugar a los Baños de Alhama, conjunto que optativamente podría visitarse por un sendero que parte de la presa por el margen izquierdo del río.
El entorno de Los Bermejales es un pinar de pino carrasco y negral.
Se trata de un punto en el que podremos contactar con especies diferentes a las del resto del itinerario. De la comunidad de anfibios, podremos observar el tritón jaspeado y el gallipato, entre otros. Entre los reptiles podremos observar el  galápago leproso, la culebra bastarda y el lagarto ocelado. De las aves podremos observar especies como el zampullín chico, el  ánade real, el somormujo lavanco, el porrón común, la focha común, la polla de agua, la tórtola común, el mochuelo, el abejaruco, la abubilla y la cogujada montesina. De los mamíferos hay que destacar la ardilla, el conejo y el zorro. 

La Resinera
 

Un carril señalizado en la cola del Embalse de Bermejales nos conduce pronto a una zona conocida como La Resinera. De particular interés son las antiguas instalaciones de la Unión Resinera. Primero nos encontramos a la derecha con un edificio de una planta que antiguamente era la casa cuartel de la Guardia Civil, un puesto dedicado al control del tránsito por la sierra y la protección de la explotación de la fábrica, que actualmente constituye un albergue que la Consejería de Medio Ambiente ha cedido a una asociación para fines sociales. Algo más arriba, un camino que se desvía a la izquierda nos transporta a un mundo no muy lejano en que aquí debió fraguarse una importante actividad industrial. En primer lugar encontramos el edificio de lo que debió ser una capilla, asociada a la fábrica y algo más adelante encontramos la caseta de control pegada en el arco que da entrada al enorme patio de la fábrica propiamente dicha. Hacia el norte se encuentran viviendas; al oeste se encuentran cocheras y al fondo, hacia el sur, la fábrica, de la que se yergue una alta chimenea.
Esta fábrica, que data de 1902, perteneció a la Unión Resinera Española, que daba trabajo a unas 400 personas de los municipios de los alrededores, y en ella se explotaba la madera y se fabricaba trementina (poderoso disolvente) y, por destilación de ésta, colofonía, que tenía aplicaciones en farmacia y droguería (jabones y pinturas). Este producto se obtenía a partir de la resma que se extraía del pinar de pinos negrales o resineros repartidos por todo el monte de la Resinera, hasta llegar al límite interprovincial. Tras varios incendios, la Compañía decidió dejar la explotación y vender la finca a la Junta de Andalucía. Actualmente ésta es la sede de uno de los Centros de Defensa Forestal (CEDEFO), donde se ubican retenes de vigilancia, helicópteros, avionetas, camiones, etc. y un gran vivero para la repoblación forestal.
El entorno de la Resinera presenta numerosos árboles que, con excepción de los pinos negrales, insertos en el contexto de finca, son especies que fueron plantadas para mejorar el entorno, como álamos blancos, álamos negros, olmos, alisos, etc.
Entre las aves podremos observar un conjunto diverso y con especies de interés ecológico, de las que hay que destacar el águila culebrera, el gavilán, la paloma torcaz, la tórtola, el cuco, el pico picapinos, el pito real, la totovía, la , perdiz, el ruiseñor, el verdecillo, el pinzón vulgar, el chochín, el herrerillo, el carbonero común, el ruiseñor bastardo, el petirrojo, la collalba rubia, el mirlo, la lavandera cascadeña, la curruca capirotada y la curruca cabecinegra. Entre los mamíferos hay que mencionar la presencia de ardilla, muy abundante en la zona, así como ciervos, el gato montés, la comadreja, la musaraña, el zorro y la gineta. Asimismo, hay que destacar la existencia de lince  en esta zona. 

Río Cacín
 

Avanzamos por el carril hacia el sur, dejando a la izquierda el río Cacín, que surca en medio de una vega, y donde se han emplazado las instalaciones de un enorme vivero forestal. Este río es una importante fuente de alimentación del Embalse de Bermejales. Por el camino nos encontramos paredes rezumantes por la existencia de diversas fuentes, una de las cuales, conocida como Fuente del Bicarbonato (por el sabor del agua) es importante.
La vegetación asociada al río, en su tramo más caudaloso, representa uno de los escasos lugares donde se desarrolla una alameda, en la que, además de álamos blancos, se puede distinguir sauces, olmos, madreselvas, aros y zarzas. Por otra parte, en lugares remansados se desarrollan prados de berros, apios, verónicas, mentas y juncos.
En cuanto a la fauna, en reptiles hay que destacar la culebra de agua, el lagarto ocelado, la culebra bastarda y la culebra de herradura. Entre las aves podremos observar un conjunto amplio de especies, de las que hay que destacar a la perdiz, el cernícalo vulgar, el ruiseñor común, la collalba rubia, el verdecillo, el  pinzón vulgar, la lavandera cascadeña, el petirrojo, el chochín, el carbonero común, el herrerillo común, el ruiseñor bastardo, el mirlo, la curruca rabilarga y la curruca cabecinegra. Entre los mamíferos hay que mencionar la presencia de la musaraña, la comadreja, el zorro y la gineta. 

Loma de Ubares
 

Desde este punto se divisa una espléndida vista de la umbría de Sierra Almijara, destacando la mole singular del Raspón de los Moriscos, que en este lado tiene un aspecto diferente del que se divisa desde la vertiente malagueña, ya que aquí pierde la forma cónica aislada característica. También se puede admirar el Cerro del Salto del Caballo, coronado por un mirador para la vigilancia contra incendios, a cuyos pies surca el barranco del Hoyo del Tejo.
La vegetación dominante de esta zona, muy pedregosa e inestable, es un matorral de sabinas con espinos, jarillas calcícolas, aulagas, romeros, alhucemas lanosas, espartos, lastones, cardos de espinas amarillas, jaras blancas, lastoncillos, sanamudas, zamarrillas y enebros. En los arenales se desarrollan liga, criadillas de ratón, cardos rastreros, linarias amarillas y centaurios. Las zonas batidas por el viento desarrollan piornos (espinoso y amarillo). Las vaguadas y zonas húmedas permiten el desarrollo de carrizos, zarzas, juncos y en algún caso olmos.
En cuanto a la fauna hay que destacar, de los reptiles el lagarto ocelado, la culebra de herradura y la culebra bastarda. Entre las aves las más representativas son el cernícalo vulgar, el  búho real, el avión roquero, la collalba negra, el verderón, la chova piquirroja, el pinzón y el carbonero. De los mamíferos hay que mencionar a la garduña y el zorro. 

Las Tejadillas Oscuras
 

Las Tejadillas Oscuras, por donde pasa el arroyo de su mismo nombre, es una zona que seguramente desempeñó una función en los procesos de reforestación de la zona, a juzgar por la existencia de varios barracones destinados al descanso de los peones.
El entorno de las Tejadillas Oscuras, dominadas por el pinar de pino negral, no presenta muchas novedades respecto a la que hemos visto anteriormente. Salvo algún ejemplar raro de encina. De las aves que podremos observar en este lugar hay que destacar el halcón peregrino, el cernícalo vulgar, la perdiz, la chova piquirroja, el pardillo, el carbonero común, la curruca tomillera, o invernantes como el mirlo capiblanco, el zorzal real y el acentor alpino. Será también posible detectar la presencia de algún pequeño grupo de cabras monteses. 

Río Cebollón
 

El Río Cebollón, afluente del Río Cacín, nace en el entorno del Collado de la Ventosilla. El carril pasa por encima de un puente muy elevado y de sólida construcción. Por su única luz pasa el Río Cebollón que en este punto encuentra su curso alto, salvando el desnivel con saltos a modo de pequeñas cascadas y pilancones producidas por la erosión durante la caída del agua, produciendo remansos a modo de piscinas naturales, que hacen las delicias de los aficionados al barranquismo. Cerca de aquí se encuentra una pequeña presa donde el río se remansa formando una pequeña laguna.
Lo más característico de esta zona es la vegetación asociada al curso del río Cebollón. Podernos identificar una sauceda  junto algunos pies de olmos y acompañada de zarzas, durillos, guillomos, carrizos, brezos, arrocitos, rosales, hipéricos, rubias, juncos y majuelos.
En cuanto a la fauna, de los reptiles presentes hay que mencionar a la coronela meridional y la culebra bastarda. De la comunidad de aves, destacamos la presencia del águila perdicera, la chova piquirroja, el cernícalo común, la alondra, el pardillo, la tarabilla, el escribano montesino y la curruca rabilarga. No nos resultará difícil detectar la presencia de algún pequeño grupo de cabras monteses. 

Cerro Cabañeros
 De porte piramidal o cónico, como el Raspón de los Moriscos, típico en la morfología agresiva y alpina de Almijara, el Cerro Cabañeros (1366 m) se alza por encima del Cortijo de Cabañeros, situado a los pies de su falda oriental. A los pies de su falda occidental se abre el valle del Arroyo de las Golondrinas, tributario del Arroyo Turillas.
Repoblado con pinos negrales que cubre sus laderas de manera muy aclarada, en este lugar se desarrolla un sabinar en el que, además podemos hallar espinos, aulagas, jarillas, agracejos, guillomos, lastoncillos, hierba de las 7 sangrías, cantuesos lanosos, tomillos, lastones, salvias reales y manzanillas. A media ladera de la falda occidental, se desarrolla una franja de encinas de porte arbustivo.
Entre las aves que podremos observar hay que destacar el águila perdicera, la chova piquirroja, el escribano montesinos, el pardillo común y la tarabilla común. De la comunidad de mamíferos podremos observar en este punto del itinerario zorros y garduñas, además de  cabras monteses. 

Cortijo Almijara
 

El cortijo tiene enfrente el Arroyo de la Almijara, que proviene del Cerro de las Golondrinas y es tributario del Arroyo Turillas. Su nacimiento se produce en las inmediaciones del cortijo. Desde aquí vamos hacia la carretera de la Cabra, pasando por los Prados de Lopera, una zona llana, de vocación cerealista.
De las aves, las especies son similares a las que habíamos observado en la zona anterior. Entre los mamíferos no nos resultará difícil detectar la presencia de algún pequeño grupo de cabras monteses desplazándose entre los roquedos.

Buscador





Ruralsierrasol.es todos los derechos reservados, Rural Sierra y Sol Camino de la Estación, 6 / Tel. 952 071 216 / Fax 952 274 331 / 29710 - Periana (Málaga). CIF B-92753649 CIAN:293046-2