Cruz del Pinto - Río Higuerón

Cruz del Pinto - Río Higuerón


Frigiliana, Málaga


DESCRIPCIÓN


A realizar en el entorno de Frigiliana, enlaza los hitos principales del valle del Río Higuerón, también conocido como Río Alconcar en las referencias históricas documentadas. Los ascensos al Fuerte y Cruz del Pinto son abordables también por separado, y la travesía del cauce del Higuerón es aconsejable sólo en estaciones cálidas, por su abundante y fresco caudal.
Iniciamos el recorrido en el barrio La Molineta de Frigiliana, en el km. 4,2 de la carretera desde Nerja, descendemos al río Higuerón pasando por un impresionante desfiladero y abordamos la falda occidental del Cerro Cruz del Pinto (397 m.) por los Almachares, por una vereda con un frondoso pinar, que nos llevará a la cumbre. Desde aquí se toma la cuerda en dirección norte, hasta bajar al Corral de Pinto, desde donde se inicia una nueva bajada al río Higuerón, por el Barranco de la Cueva Oscura. Una vez en el río, seguimos su curso río arriba, alcanzando la Alberca, posteriormente la Fuente y una zona recreativa. Siempre en el cauce ascendemos unos 4 km., hasta que el valle se abre y a la izquierda unos bancales nos ayudan a identificar el Cortijo de Cóncar ó Alcóncar (500 m.). Luego el paisaje se cierra hasta llegar finalmente los Cajorros del Higuerón, que impiden físicamente el paso por el propio río. Una senda por el margen derecho (subiendo a la izquierda) nos ayuda a sortear el tramo más áspero. Prosiguiendo dicha senda descendemos de nuevo al cauce, y a menos de 1 km. hallamos un helipuerto. Nos desviamos ascendiendo por unos carriles abandonados hasta cerca del Cerro de los Monederos (937 m.) junto al que vemos los restos de la Ermita de Calixto. Sin llegar a ellos en la divisoria de aguas hallamos una calera, que marca el desvío al sur, en dirección al Fuerte de Frigiliana, que desde aquí ofrece una bella y afilada estampa. Dejando al este el Barranco del Almirez (que va al Higuerón) acometemos el ascenso buscando los restos de una vereda por la vertiente oeste. Realizando varios tramos de campo a través. Llegamos así al vértice geodésico de El Fuerte (976 m.) rodeado de multitud de vestigios del recinto fortificado. Volvemos hacia Frigiliana por la Loma de los Pinillos, larga divisoria hacia el sureste que nos permite no perder demasiado una senda existente. Llegamos así a un molino que acaba en una gran alberca al pie del Castillo de Frigiliana. Un camino sinuoso entre bancales nos lleva a la localidad de Frigiliana, punto de partida. 

Cruz del Pinto
 

La falda occidental del Cerro Cruz del Pinto, que viene a ser parte de la ladera izquierda del valle del Higuerón, muestra gran cantidad de covachas y cuevas, algunas con restos arqueológicos. De entre ellas merece destacar la Cueva de Los Murciélagos. Esta es una pequeña cavidad que fue excavada en el año 1987 y ofreció una secuencia ocupacional que iría desde el Neolítico Final hasta un Calcolítico Antiguo.
Los materiales de las distintas fases arqueológicas, se corresponden con un conjunto propio de los grupos neolíticos, predominando las ollas con sus característicos elementos decorativos. El yacimiento fue ocupado en distintos períodos, y no de forma continuada. En un primer momento fue aprovechado como lugar de enterramiento, y en siglos posteriores se llegó a utilizar por un pequeño grupo familiar que estaría desarrollando un relativo nomadismo estacional supeditado a su modo de vida cazador-recolector, aprovechando tanto los recursos costeros pesca como los del interior.
Al bajar al lecho del Río Higuerón nos encontramos a ambos lados del valle restos de lo que en su día debió ser una sedimentación marina, conglomerados rojizos. Estos materiales forman abajo un enorme cajorro, es decir, una garganta muy estrecha, que la erosión no ha logrado abrir como en otros puntos.
La subida al Cerro Cruz del Pinto por la ladera suroeste transcurre a través de un matorral representado por jarillas, aulagas, jaras blancas, romeros, zamarrillas, cardos, sanamudas y palmitos; para después entrar en un pinar de pino carrasco y algún pino negral, con un sotobosque formado por un bojedal, y de igual forma, la bajada por el barranco hasta el Higuerón.
En cuanto a la fauna, la diversidad de especies que podemos observar es muy amplia. Entre los reptiles hay que mencionar la presencia de especies como la culebra de escalera y la culebra de herradura. Del amplio conjunto de aves hay que destacar por su abundancia y singularidad algunas como el agateador, la perdiz, la paloma torcaz, la tórtola, el halcón peregrino, el carbonero, el herrerillo, el reyezuelo listado, el pinzón, el jilguero, el verdecillo, el chochín, el mosquitero papialbo, el arrendajo y el papamoscas gris, resultando significativo el canto del cárabo al anochecer. Entre los mamíferos, también es posible encontrar el tejón, el zorro, la gineta, el jabalí, la garduña, la comadreja y el erizo. 

Río Higuerón
 

El río Higuerón nace en las proximidades de Venta Panadero, recogiendo aguas del entorno del Cerro Lucero. Su largo recorrido va atravesando la Sierra de En medio  en un valle encajado. Pegados a ambas laderas del valle destacan masas rocosas de tonos rojizos. A lo largo del camino río arriba, advertimos a ambos lados del valle pequeñas cuevas, muchas de las cuales, como hemos indicado, han sido usadas en la antigüedad para enterramientos. El río tiene poca pendiente, debido a la fuerte erosión, quedando muy próximo al nivel de base, hecho por el cual va describiendo curvas más o menos sinuosas sobre un lecho relleno de material aluvial. Por el camino encontramos un importante sistema de acequias, una pequeña presa (Presa de Batán) que antiguamente accionaba a un molino harinero, una fuente, una zona recreativa y más arriba una antigua mina abandonada.
La vegetación que encontramos a lo largo del río Higuerón está integrada principalmente por un adelfar con zarzas, mimbreras, tarajes, saúcos, alcandoreas, nuezas, carrizos, rosales, aladiernos, torviscos, bayones, zarzaparrillas, ruscos, brezos y juncos. En los márgenes esta vegetación se imbrica con el matorral que acompaña al pinar de pino carrasco y más arriba pino negral, que tapiza las empinadas laderas del valle. Este matorral corresponde a un bojedal con lentiscos.
Podremos observar en este punto reptiles como la culebra de agua, el lagarto ocelado y la culebra de herradura. Entre las aves podremos observar un conjunto amplio de especies, de las que destacamos la abubilla, el cernícalo vulgar, el mochuelo, la lavandera cascadeña, el ruiseñor,  el acentor, el verdecillo, el pinzón, el  chochín, el petirrojo, el herrerillo, el carbonero, la collalba rubia, el mirlo, la curruca cabecinegra y la curruca rabilarga. Entre los mamíferos advertiremos la presencia de la comadreja, la musaraña, el zorro y la gineta. 

Los Órganos
 

En el último tramo del río Higuerón, próximo a su cabecera, la erosión  ha provocado la incisión de una estrecha y espectacular garganta o cajorro. En este lugar el tableado de los mármoles de las laderas, recuerda a un órgano, de ahí su nombre.
La vegetación y fauna presentan pocas variaciones respecto a la que hemos ido contemplando por el cauce del río Higuerón, siendo posible observar en ocasiones cabras monteses. 

Cortijo de Cóncar
 

El ascenso a la falda del Cerro Monederos hasta el Cortijo de Cóncar transcurre a través de un matorral integrado por abundantes jaras blancas y romeros.
En su fauna, podremos observar reptiles como la culebra de escalera  y la culebra bastarda. En el grupo de las aves hay mencionar a especies como el águila perdicera, la perdiz, la paloma torcaz, el pinzón, el verdecillo, el arrendajo, el carbonero, el herrerillo y el papamoscas gris. Entre los mamíferos, también es posible encontrar el zorro, la gineta, el jabalí, la garduña y el conejo. 

El Fuerte de Frigiliana
 

Después de bordear el Cerro Monederos, subimos hacia el Cerro El Fuerte, hasta llegar a un pequeño puerto, desde donde fácilmente se alcanza el vértice geodésico. Conviene destacar la importancia de este emplazamiento, que fue el escenario de la batalla celebrada en el mes de junio de 1569 conocida como del Peñón de Frigiliana, que se produjo como consecuencia del levantamiento de la población morisca de la Axarquía ante la presión impositiva a que se veían sometidos.
Los levantados, después de atacar la venta de Alcaucín, causando la muerte de varios cristianos, y posteriores asaltos a convoyes y enfrentamientos a tropas cristianas, se vieron vulnerables y se refugiaron en la fortaleza natural de “El Fuerte” de Frigiliana, por sus excelentes cualidades estratégicas y defensivas naturales. En el lugar se refugiaron unos 7.000 moriscos, de los cuales 4.000 eran mujeres, viejos y niños. El día 28 de mayo de 1569, se inicia una primera ofensiva y fue rechazada con suma facilidad por los sublevados mejor posicionados y en superioridad numérica. Siendo el balance de este enfrentamiento una veintena de muertos y ciento cincuenta heridos, todos cristianos. El 11 de junio, 6.000 hombres del bando cristiano desencadenan una segunda ofensiva con victoria cristiana, ocasionando unas 2.000 bajas y 3.000 cautivos, la mayoría viejos, mujeres y niños que no habían perecido, participando en el sangriento enfrentamiento, al cubrir la huida de unos 2.000 moriscos a la Alpujarra granadina. De allí volvieron a los seis meses a Cómpeta, en diciembre de 1569, formaron grupos y se dispersaron por La Axarquía quemando iglesias, asesinando cristianos viejos, saqueando y robando cuando pudieron. Todo acabaría en el año 1570, cuando un fuerte contingente militar de unos 5.000 hombres controlara y pacificara la Axarquía, en este mismo año todos los moriscos de estas tierras fueron deportados a Extremadura y Galicia y confiscados sus bienes, y los que no intervinieron en el levantamiento, fueron trasladados a Castilla.
Geológicamente, la forma del Fuerte se debe a la disposición prácticamente vertical de los mármoles que forman la masa principal de la Sierra de En  medio. Esta estructura provoca fuertes desniveles, paredes verticales, que hacen prácticamente inaccesible la cima desde muchos puntos. El acceso más fácil es por el norte y la ladera oriental.
La subida al Fuerte, con una cubierta arbórea integrada por una mezcla de pinos carrascos  y pinos negrales de baja densidad, está dominada por un aulagar con jarillas, sanamudas, espartos, jaras, enebros, palmitos y espinos.
Las especies de reptiles son similares a las observadas en la zona anterior. Entre las aves hay que mencionar el águila perdicera, el cernícalo, la perdiz, la paloma torcaz, la cogujada montesina, el herrerillo y el papamoscas gris. Entre los mamíferos, es posible detectar la presencia del zorro, la gineta, la garduña y el conejo.

Buscador





Ruralsierrasol.es todos los derechos reservados, Rural Sierra y Sol Camino de la Estación, 6 / Tel. 952 071 216 / Fax 952 274 331 / 29710 - Periana (Málaga). CIF B-92753649 CIAN:293046-2