Arenas del Rey – Alhama de Granada

Arenas del Rey – Alhama de Granada


Alhama de granada, Granada


DESCRIPCIÓN


Para ir desde el pueblo de arenas del Rey al de Alhama de Granada, recomendamos seguir el trazado del Sendero de Gran Recorrido GR-7, camino pedestre que transcurre por unos parajes desconocidos donde la naturaleza se muestra con todo su esplendor.
Recomendamos andar con los pies y viajar con los ojos.
Arenas del Rey se encuentra enclavado en la vertiente norte de la Sierra de la Almijara, en el valle del río Cacín. Su altitud media es de 874 m. sobre el nivel del mar. Es un pueblo tranquilo donde el vivir se hace agradable.
Empezamos a caminar siguiendo el primitivo camino de herradura, que comienza junto al Cuartel de la Guardia Civil. Nos aguarda un paseo de cinco horas de andar sosegado pero sin pausa. 
La pista se empina levemente, a la derecha, al fondo divisamos el embalse de Los Bermejales, encajonado entre montañas; lo rodean masas de pinos, alamedas y olivares.
A veinte minutos de nuestra salida del pueblo, la senda se adentra en el monte. Lavándula, tomillo, romero, esparto, aulagas y majuelos crecen en la ladera. Próximo queda el barranco de Los Castillejos, donde nace una fuente de agua cristalina. De lo alto del monte baja un riachuelo y en sus riberas los álamos, mimbres, zarzales y juncos dan frondosidad al paisaje.
Cruzamos el regato, aquí existe un entresijo de veredas. Nosotros remontaremos por la de la izquierda, que nos lleva hacia la Cañada de Anguita.
Deberemos ascender esta cañada que nos lleva hasta los Llanos de los Morales. En estos llanos predominan las grandes extensiones de tierra de cultivos de secano.
 
Nos dirigimos en sentido descendente en busca de las estribaciones de las sierras y para ello enlazamos con el camino que viene de Santa Cruz del Comercio.
Después de cruzar la carretera de Játar, la senda penetra en las faldas de Sierra Tejeda. La vereda transcurre por un encinar exuberante. Los roquedos calizos están cubiertos de musgo y fina hierba.
Las ruinas de un cortijo enclavado a media ladera, nos evocan recuerdos de las personas que vivieron y trabajaron en estos campos: gañanes, arrieros, segadores, pastores, labriego, leñadores.., gente que desarrolló su vida en estos rincones perdidos de la geografía granadina.
 
La trocha se estrecha y pasa junto a una empedrada en la pendiente de la montaña. Desde aquí divisamos las canteras de arena y grava caliza. Nos dirigimos a ellas.
Rodeamos las canteras por el camino de la izquierda, que nos lleva junto al río.
Después de ascender una empinada cuesta y girar a la derecha por un amplio camino, llegamos a un cortijo. Próxima al cortijo surge una vereda bordeada de chaparros que nos conduce hasta un pequeño arroyuelo, que cruzamos.
A nuestra vista aparece el río Marchán ó de Alhama. Guiados por su curso nos dirigimos al pueblo.
 
Las riberas están plantadas de alamedas. Las hazas de cultivo, están regadas por acequias que flanquean el sendero. El agua emite una nota musical alegre que estimula gratamente nuestro pensamiento.
En los montes, los viñedos ocupan el terreno. Aparecen cortijos diseminados. Algunos son lagares donde en época de recolección se pisa la uva. Estamos en tierra de vino joven. 
El cauce del río Marchán se expande próximo a la presa y las aneas y mimbres forman un denso bosquecillo en el que viven numerosas especies de aves acuáticas.
Junto a los majestuosos Tajos de Alhama, localizamos el mesón “El Ventorro de San José”. Ha sabido conservar este establecimiento el encanto comarcal. Su origen se remonta al siglo XVII, pues su situación estratégica le hacía ser lugar de parada de las recuas de mulas que realizaban el trasiego de mercancías de la costa y el interior de la provincia. A quince minutos queda el pueblo de Alhama.
El paraje natural que forman los Tajos, está constituido por un inmenso cañón de roca caliza que se prolonga más de dos kilómetros. El río es el protagonista del final de nuestro paseo.
El itinerario transcurre junto a la Ermita de los ángeles, que posee una enigmática leyenda medieval sobre su origen. A poco trecho de aquí hallamos los molinos de harina enclavados en las riberas del río.
 
Alberga el pueblo de Alhama paisaje, historia, arte, balneario, folklore, gastronomía, vida y fiesta, que es necesario conocer y comprobar personalmente.
El senderista verá justamente recompensado su esfuerzo con la visión de este magnífico pueblo.

Buscador





Ruralsierrasol.es todos los derechos reservados, Rural Sierra y Sol Camino de la Estación, 6 / Tel. 952 071 216 / Fax 952 274 331 / 29710 - Periana (Málaga). CIF B-92753649 CIAN:293046-2