Cerro Lopera - Río Verde

Cerro Lopera - Río Verde


Salobreña, Granada


DESCRIPCIÓN


 En el extremo oriental del Parque Natural de las Sierras Tejeda y Almijara y a caballo con la Sierra de Cazulas, el Rio Verde de Almuñecar define un valle quebrado con continuos cambios de rumbo en su curso y sin una jerarquía de cauces principales y secundarios. Su cabecera, conocida por sus pintorescas cascadas y barrancos, la definen por la derecha los Barrancos de la Doma, Mina Rica, de la Topera, del Lagarto, de Rambla Seca y de los Madroñales. Considerando el Barranco de las Chorreras como eje central, a la izquierda llegan los de la Cueva de Funes, los Chortales y del Pito, que encuentran su cumbre pintoresca en la llamada Junta de los Ríos. Finalmente proponemos un ascenso al mejor mirador de este entorno, el Cerro Lopera de 1.486 m. de altitud.
Para llegar al punto de partida, tomarnos la carretera local de Almuñecar a Granada, conocida también como Ruta de la Cabra, de modo que en el kilómetro 33, desde Granada, muy por encima de Jete y Otívar, y al norte de los Altos de Jaloche (1.265 m.). Una pista hacia el oeste nos descenderá en 3,5 km. desde los 1.050 m. a los 800 m. de altitud, alcanzando el Barranco de los Chortales. Vemos la Cascada de los Arboles Petrificados, con acceso también por Cerro de Martos (senda de posible bajada desde la carretera). Desde el salto de agua una senda en el margen derecho nos baja al Barranco de las Chorreras, dejando el carril en la loma opuesta. Llegamos a otro peculiar salto de agua procedente del Barranco de la Cueva de Funes, que observamos desde abajo, casi en su unión con el de los Madroñales, para luego remontar por una vereda a la Presa de Funes, que forma una laguna artificial bellísima.
Recuperamos el carril antes citado para ascender el cauce casi un kilómetro y encontrarnos con la Cueva de Funes (852 m.), en una confluencia de arroyos. Hacia el oeste podríamos enlazar por la pista del Cerro de las Monjas con el Cortijo de la Almijara. Pero nuestra ruta va hacia el norte, tomando un cortafuegos por encima de la cueva, que deja un carril hacia el este (saliendo al km. 31 de la carretera desde Granada). Nosotros seguimos una senda que nos lleva al norte, por el Puntal del Descargadero (1.092 m.) y luego por un cortafuegos a la cumbre o divisoria de la Sierra del Chaparral (1.306 m.). Hemos dejado al oeste el Cerro Lopera, que alcanzamos fácilmente por el cortafuegos. En la cumbre encontramos el vértice geodésico y una caseta acristalada de vigilancia forestal. La panorámica es ideal para reconocer el extremo oriental de la Sierra Almijara y gran parte de litoral granadino. Regresamos fácilmente por la divisoria de ida cerca los Prados de Lopera, alcanzando la carretera en un puerto a 1.278 m. y kilómetro 28, no muy lejos por tanto del lugar de comienzo del recorrido. Desde aquí bajamos por la Carretera de la Cabra hacia Otívar y, una vez allí, tomamos el desvío a la derecha hacia la Central de Cázulas, desde donde descendemos por un carril a la izquierda, sobrepasando la antigua casa de la Marquesa de Cázulas, hasta llegar a una zona conocida como Junta de los Ríos. 

Las Chorreras
 

Bajando el Barranco de Los Chortales, pronto encontraremos un lugar muy pintoresco conocido como “Las Chorreras”, donde aparece una cascada de unos 25 m de altura que cae en una gran marmita o pilancón donde se remansa el agua. Las paredes aparecen tapizadas de una gruesa capa de toba o travertino, roca calcárea depositada por aguas fuertemente carbonatadas tras su paso por los mármoles, dominantes por los alrededores. Por el aspecto que toman, a este paraje también se le ha llamado “Cascada del Arbol Petrificado”. Las tobas son más frecuentes en las zonas bajas, mientras que el travertino se ha ido labrando alrededor de los tallos y hojas de las plantas higrófilas que existen en la zona de las escurriduras. A la derecha de la cascada se puede acceder a una pequeña oquedad que ha quedado entre la pared y los travertinos, en cuyo interior se encuentran formaciones kársticas, estalactitas y estalagmitas.
Esta zona está dominada por un adelfar, ligado al cauce del arroyo, al cual le acompañan mimbreras, juncos y zarzaparrillas.
En cuanto a la fauna, de la comunidad de aves hay que mencionar a especies como la perdiz, el cernícalo, el pinzón y la curruca rabilarga. Entre los mamíferos, el zorro. 

Arroyo Las Cabrerizas
 

Nos dirigimos hacia la cascada del Arroyo de Funes, bajando por el barranco del Arroyo de las Chorreras. En esta zona dominan los mármoles. Por el camino cruzamos varias veces el Arroyo de las Cabrerizas, también conocido como de las Chorreras, en algunos de cuyos tramos existen cascadas de hasta 4 m que caen en marmitas o pilancones abiertos por la erosión kárstica y el golpeteo de aluviones. A la altura conveniente, la senda nos lleva al margen izquierdo del Arroyo de las Cabrerizas, al frente del cual cae el Arroyo de Funes en una caída libre de unos 100 m, en dos ramas. Abajo, el río se encaja en un cajorro en el que hay rápidos y saltos que hacen las delicias de los barranquistas. Las paredes, rezumantes de humedad, han ido cubriéndose de una espesa capa de tobas o travertinos.
La zona en la que se juntan los arroyos de Funes y de las Chorreras presenta una frondosa vegetación en la que dominan las adelfas, y les acompañan mimbreras, zarzas y rosales. Las laderas están colonizadas por un matorral compuesto de  lentiscos, bojes, palmitos, romeros, jaras blancas, acebuches y coscojas.
En cuanto a la fauna, de la comunidad de aves será fácil observar el águila perdicera, el águila culebrera, la perdiz, el cernícalo, la chova piquirroja, el avión roquero, la cogujada montesina, el pardillo, el escribano montesino, la curruca rabilarga, la lavandera cascadeña  y la lavandera blanca. Entre los mamíferos presentes hay que mencionar la garduña y el zorro, siendo posible ver por su cara norte algún pequeño grupo de cabras monteses. 

Río Funes
 

Retomando el desvío aguas arriba, nos dirigimos hacia el pequeño Embalse de Funes utilizado para regular el agua. El vaso es impermeable, gracias a su constitución esquistosa. A su salida, a pocos metros, formando depósitos calcáreos en forma de tobas o travertinos, el agua cae por un impresionante tajo, formando una cascada de unos 100 m de altura, que va a parar al Arroyo de las Cabrerizas, próximo a la zona conocida como Junta de los Ríos que visitaremos posteriormente. Aguas arriba encontrarnos un paraje conocido como Cueva de Funes, que se encuentra en la confluencia de varios arroyos, por lo que es una zona muy húmeda. Esta cueva en realidad es una covacha que ha sido utilizada para la edificación de una casa, de la que quedan algunas vigas y muros.
 
En las tobas a la salida del Embalse de Funes encontramos una vegetación compuesta por brezos, adelfas, mimbreras y juncos, y en los alrededores, jaguarzos, romeros, aulagas y torviscos.
Podremos detectar además la culebra de agua, el lagarto ocelado y la culebra de herradura. Entre las aves podremos observar un conjunto amplio de especies, de las que hay que destacar a la perdiz, la polla de agua, el verdecillo, el pinzón, el carbonero, el ruiseñor, el petirrojo, el mirlo, la lavandera cascadeña, la curruca capirotada y la curruca cabecinegra. Entre los mamíferos hay que mencionar la presencia de erizos, comadrejas, musarañas, zorros, conejos y ginetas. 

Cerro Lopera
 

Cerca del vértice se encuentra un mirador para la vigilancia contra incendios. La cima está coronada por un vértice geodésico que marca 1.485 m de altitud.
En la zona se encuentra un pinar de pino negral o resinero bastante adehesado, dejando amplios claros en los que se desarrolla un matorral formado por alhucemas lanosas, aulagas, manzanillas perrunas, sanamudas, zamarrillas y romeros.
Podremos observar aves como el águila real, el cernícalo y la perdiz. Entre los mamíferos podremos ver  zorros, garduñas y conejos. 

Junta de los Ríos
 

De regreso por la carretera de la Cabra en dirección a Almuñécar, llegamos a Otivar, desde donde tomamos el carril que conduce a la central eléctrica. A un kilómetro de aquí se encuentra el paraje conocido como Junta de los Ríos, última estación del descenso del Río Verde por barranquismo. Esta zona es muy apreciada por los lugareños como lugar de esparcimiento, por la riqueza de agua y la presencia de pequeños embalses naturales y cascadas, es el lugar donde se juntan el Río Verde  con el Río Lentejí, que proviene de la Sierra del Chaparral. La creación del pueblo de Otívar seguramente tuvo algo que ver con esta riqueza hídrica de la zona. A poca distancia río arriba se encuentra una hermosa piscina natural, cerca de la cual existe un chiringuito.
La zona es un auténtico vergel con una profusa vegetación compuesta por un pinar mixto de pino negral y pino carrasco en las laderas del valle, y un adelfar asociado a los cursos fluviales, en la que, además de las adelfas y zarzas se pueden observar especies tales como durillos, mimbreras, rosales, alcandoreas y brezos. Por la zona encontrarnos especies arbóreas singulares, algunas introducidas, tales como avellanos, fresnos, serbales y algarrobos. De particular interés es el hecho de que en la zona se desarrolla uno de los muy escasos bosques de  encina y  alcornoque.

La fauna es de similares características a la presenciada en puntos anteriores de este itinerario.

Buscador





Ruralsierrasol.es todos los derechos reservados, Rural Sierra y Sol Camino de la Estación, 6 / Tel. 952 071 216 / Fax 952 274 331 / 29710 - Periana (Málaga). CIF B-92753649 CIAN:293046-2