Ronda, un mosaico de iglesias y conventos con historia

Ronda es una de las más bellas localidades de la provincia de Málaga. Espejo de diferentes culturas, la Ciudad Soñada y del Tajo expresa su mayor esplendor con el arte sacro cristiano, que asombra incluso a los turistas sin interés por la religión. Y si ya has estado, es una buena excusa para volver a visitar Ronda.

Y es que las iglesias y monumentos religiosos de Ronda son un rico tesoro turístico, lo que unido a sus paisajes, el Puente Nuevo o su plaza de toros hace más que recomendable una escapada de turismo rural en Ronda. Y para disfrutar más la experiencia, mejor un alojamiento rural en Ronda, en vez de un hotel urbano.

Destaca por encima de todas la Iglesia de Santa María la Mayor, principal parroquia de Ronda y una de las más antiguas, la cual llegó a tener rango de Colegiata. 

Situada en lo que fue la antigua Medina musulmana (Plaza de la Duquesa de Parcent), se mandó construir tras la reconquista cristiana a finales del siglo XV, pero no se terminó hasta las postrimerías del siglo XVIII. 

Está compuesta por varios estilos, especialmente gótico tardío y renacentista, destacando su estructura en tres naves, la cúpula sostenida por cuatro imponentes columnas y el coro central de estilo plateresco.

En el mismo barrio rondeño encontramos la Iglesia de la Virgen de la Paz, Patrona y Alcaldesa de honor de la ciudad, cuyo origen se halla en el siglo XVI. Está estructurada en una única nave y destacan su presbiterio cuadrado y diversos altares datados a finales del siglo XVIII. 

También merece una visita el Minarete de San Sebastián, resto de una antigua Mezquita y parte de una posterior iglesia, hoy desaparecida. Presenta tres cuerpos, los dos primeros islámicos (siglo XIV) y un tercero ya de época cristiana.

Continuando nuestro paseo por las calles de la Medina, toparemos con otros templos religiosos como los del Espíritu Santo (mandado construir por los Reyes Católicos y terminado en 1505), el humilde Convento de Santa Isabel (1504), el Convento de Santo Domingo (impulsado por Isabel y Fernando, del que se conservan la Iglesia y parte del claustro) que hoy es Palacio de Congresos o el Convento de la Caridad (siglo XVI), muy cercano a Santa María la Mayor. 

Fuera de la muralla, pero próxima a ella, en dirección este, podemos admirar la afamada Ermita de San Miguel (siglo XIX) junto a los antiquísimos baños árabes.

Extramuros, al sureste de la antigua Medina, encontramos el Convento de San Francisco, situado en el barrio de solera que lleva el mismo nombre. Este convento, con portada de estilo isabelino, data de 1485, y también fue fundado por los Reyes Católicos. Se encuentra cercano a éste el Convento de las Madres Franciscanas, también de la Edad Moderna.

Al otro lado del río Guadalevín, al noroeste de la Medina, hallamos por igual importantes lugares religiosos recomendables para turistas ávidos de belleza. 

Así, en el barrio del Mercadillo en Ronda, contemplamos el Templete de la Virgen de los Dolores (siglo XVIII), abierto a la calle y similar a ciertas construcciones hispanoamericanas. 

Por su parte, en la calle Santa Cecilia admiraremos la Iglesia del Padre Jesús (siglos XV-XVI, con elementos góticos). Allí sitúa la tradición el nacimiento del Cristianismo rondeño. Tras unos minutos de paseo cuesta arriba, llegamos a la Iglesia de Santa Cecilia (siglos XVII-XVIII) ubicada en la calle María Cabrera. 

Cercana a la Plaza de Toros de Ronda se encuentra la Iglesia del Socorro, de bella factura pero de construcción moderna, debido a su destrucción en 1936. La Carrera Espinel (conocida como Calle «La bola»), la vía comercial más importante de la ciudad, transcurre muy próxima a este lugar. 

Unos metros al noroeste hallamos la Iglesia de la Merced (siglo XVI), perteneciente al Convento de Carmelitas Descalzas. Allí se guarda la famosa reliquia de la mano de Santa Teresa. Robada por los republicanos en la Guerra Civil, recuperada por el bando nacional y conservada por el General Franco durante décadas, volvió tras su muerte en 1975 a Ronda.

Encuentra casas rurales en Ronda y, cuando llegues, recorre las calles de esta romántica y soñada ciudad que no solo es tierra de bandoleros, sino también marcada por una significativa historia religiosa.

Be Sociable, Share!