Escapada romántica a la Sierra de Cazorla en San Valentín

Se acerca San Valentín y como todos los años, muchos enamorados están a la caza de ideas para encontrar regalos con los que realmente logren sorprender a sus parejas. Es cierto que las flores y los bombones son un detalle precioso, pero si este año de verdad quieres sorprender a tu pareja, tenemos el regalo perfecto. Una escapada romántica a la Sierra de Cazorla. El lugar perfecto para disfrutar de más tiempo juntos y olvidaros del resto del mundo en plena naturaleza.

Un viaje en el que conoceréis pueblos, enclaves rurales y aldeas pintorescas como Cazorla, Hornos o Segura de la Sierra, capaces de dejar sin palabras a todos aquellos que tengan la suerte de .pasar unos días en una casa rural en Cazorla. Todo un espectáculo con vistas excepcionales y de impresionante belleza que además ofrece una gran variedad de actividades de turismo rural: senderismo, cicloculturismo, rutas en 4×4, observación de animales… El único inconveniente es que debido a su gran extensión ya  todos los atractivos que podemos encontrar en la zona, resulta imposible poder verlo todo en un fin de semana. Por eso, a continuación te traemos una ruta por la Sierra de Cazorla con aquellos lugares que no puedes perderte.

Para hacer esta ruta lo ideal es reservar tu estancia en alguna de las muchas casas rurales de Cazorla. Esta población, que ha sido declarada Conjunto Histórico-Artístico, se encuentra situada a los pies de la Peña de los Halcones y del Castillo de la Yedra de la Edad Media. Uno de esos pueblos con encanto con sabor antiguo que ofrecen una gran variedad de atractivos como las ruinas de Santa María, el Castillo Pilar de Carlos V y la Plaza de la Corredera.

Continuamos hacia Peal de Becerro, bañado por los ríos Guadalimar y Guadalquivir. En su centro histórico podemos visitar la Torre del Reloj y la Torre Mocha, restos del desaparecido castillo medieval. Si subes a ellas, podrás disfrutar de unas magníficas vistas de las cumbre de la Sierra de Cazorla.

Seguimos hacia Quesada, situada entre riscos y montes de pino en los que nace el río Guadalquivir. Desde ella pueden contemplarse las cumbres más altas de la sierra. Una localidad que invita a perderse por sus estrechas callejuelas y pequeñas plazoletas y a deleitarse con la imagen de sus casas blancas llenas de flores, de monumentos como la Iglesia de San Pedro y San Pablo y de vestigios como la villa romana de Bruñel.

Nuestra ruta sigue por Úbeda y su Palacio de Cárdenas, La Iruela y su castillo templario y por Burunchel, que nos muestra un paisaje de espesos bosques de piños que se extienden como una alfombra por el parque natural. Poco después llegaremos al primer gran observatorio panorámico del valle alto del Guadalquivir, cuyas vistas nos harán entender rápidamente la definición del gran pulmón verde de España que naturalistas como Félix Rodríguez de la Fuente dieron a Jaén.

Be Sociable, Share!